La conclusión fue presentada hoy a la mañana. Los datos surgen de proyecciones de elasticidad PBI-pobreza. Se trata de un impacto económico más que dejará la pandemia en nuestro país.

“Actualmente, la pobreza monetaria entre chicos llega 53%, según el último dato difundido por el Indec para el segundo semestre del año pasado. Con base en proyecciones de elasticidad PBI-pobreza, el equipo técnico de Unicef Argentina cree que a fin de año ese porcentaje llegará a 58,6%, lo que implica que habrá 7,7 millones de chicos pobres en el territorio nacional”, sintetizó el diario La Nación el informe que ese organismo publicó hoy a la mañana.

Municipalidad de Salta

En ese mismo sentido se moverá la pobreza extrema (la indigencia) para los niños, que pasará de la actual 14,1% a 16,3% en diciembre, según las estimaciones del informe titulado «La pobreza y la desigualdad de niñas, niños y adolescentes la Argentina. Efectos del Covid-19». Esto implica que a fines de este año, según el documento, habrá en situación extrema unos 2,15 millones de chicos.

Según las mismas proyecciones los impactos de la pandemia en la pobreza variarán con base en las regiones, las composiciones de los hogares, la escolaridad y la ubicación de la vivienda, entre otras condiciones socioeconómicas. Por caso, si el hogar estudiado está en una villa, la pobreza pasará del 74,4% a 91,7% en sólo un año. La mayor incidencia de niños pobres estarán en el noroeste argentino (64,3%) y luego en el Gran Buenos Aires (61,3%), según las proyecciones que realizó Unicef para fin de año.

En tanto, según recomendó la institución dedicada a la infancia dentro de las Naciones Unidas (ONU), será necesario prestar especial atención a las niñas y niños residentes en barrios populares, ya que «ahí se combina la pobreza monetaria y estructural».

Los cálculos de Unicef afirman que con los aumentos de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la creación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el presupuesto social asociado a la llegada de la pandemia pasó de $514.000 millones a $650.000 millones. El Estado destina actualmente dos puntos del PBI a mitigar los efectos de la pobreza monetaria, aunque si se consideran medidas laborales y productivas, según indicaron, se alcanzan tres puntos del PBI. «Es relevante, pero no es suficiente», señaló Waisgrais al calificar los montos asignados.

Las autoridades de Unicef recomendaron al Gobierno mantener durante este año el bono extraordinario de la AUH por $3103. El costo fiscal de esa decisión -por seis meses- sería de 0,25% del PBI. Adelantaron que el Poder Ejecutivo planea mantenerla sólo por un mes. Además, pidieron poner el foco en las diferentes realidades que existen en los hogares argentinos y, por otro lado, no imponer condicionalidades, ya que restringen el ingreso.