Un sector del bloque peronista acepta habilitar el allanamiento de Cristina por el caso de los cuadernos

El senador Carlos Caserio.

Primero lo explicitó el salteño Rodolfo Urtubey y ahora se sumó Carlos Caserio. «No veo porqué obstaculizar a la justicia», dijo el segundo del bloque de Pichetto. El martes se tratará el pedido del juez.

El próximo martes a las 18.30 la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado tratará el pedido de Claudio Bonadío para allanar los domicilios de Cristina Kirchner por la causa de los cuadernos y por primera vez en el bloque justicialista hay voces a favor de aprobarlo.

«No veo porqué obstaculizar la investigación de la justicia», señaló ante el portal La Política Online Carlos Caserio, vicejefe de bloque peronista y en contacto permanente con su jefe Miguel Pichetto.

Rodolfo Urtubey ya había anticipado que también avalará los allanamientos. «Comparto con Pichetto que no debe haber desafuero sin sentencia firme, pero el Senado no debe entorpecer lo que es una medida de prueba. Voy a votar para que el juez pueda hacerlo», anunció por televisión. No obstante esta opinión, Urtubey criticó a Bonadío: «Me sorprende que el juez ya aventura una calificación del hecho, una asociación ilícita comandada por la expresidenta, antes de tomarle la indagatoria».

Volviendo al pedido del juez al senado, Michetti quería tratar los allanamientos a Cristina en una sesión el martes o miércoles, pero el justicialismo prefirió debatirlo primero en comisión. La idea original era sesionar el martes, pero se enfrió porque la vicepresidenta estará abocada a tareas del Poder Ejecutivo y no quería ceder la presidencia en este tema. La otra alternativa era el miércoles, previo a la ley del aborto, Pinedo todavía tiene esperanzas de lograrlo y lo intentaría en la reunión de labor parlamentaria de la noche anterior.

Caserio, Urtubey y varios de sus pares creen que no conviene estirar la discusión, porque entienden que un allanamiento anunciado es inocuo y se reducirá a filmar las propiedades de Cristina en Buenos Aires, Calafate y Río Gallegos. «Es aceptarlo o salir a decir que la causa es un mamarracho, que no nos conviene para nada», explicó otro de los senadores a LPO. Claro que deberán escuchar a sus compañeros, algunos con mayor empatía con Cristina como el formoseño José Mayans o los tucumanos Beatriz Mirkin y José Alperovich, que suelen saludarla en los intervalos de la sesión. No será una discusión fácil.