Un poco más lejos de Alberto | Estrada, el diputado salteño del Frente de Todos que votó en contra del acuerdo con el FMI

Pedía garantías: que las provincias no se vieran afectadas con la quita de subsidios. Tras un fin de año en el que defendió el Presupuesto Nacional rechazado por el macrismo, en las últimas semanas había dado señales de no acompañar el proyecto del oficialismo.

Emiliano Estrada votó en contra del acuerdo con el FMI. El diputado nacional del Frente de Todos es uno de los dos salteños de ese espacio que no apoyaron el proyecto del oficialismo. La otra es Verónica Caliva. Se trató de una decisión esperable que ya se había anticipado en distintas señales que Estrada había ofrecido en las últimas semanas.

Aunque había empezado de otra manera. Estrada asumió su banca en diciembre y pronto se erigió como un orador fuerte en el Congreso. Así lo hizo durante el debate por el Presupuesto Nacional 2022, defendiendo el proyecto que finalmente fue rechazado por la decisión del macrismo de no acompañar la iniciativa.

De a poco, Estrada comenzó a dar señales de una posición que lo depositaba cada vez más lejos del proyecto original del albertismo. Mientras Máximo Kirchner se llevaba todas las miradas por su negativa a apoyar el acuerdo con el FMI, otros empezaban a distanciarse de una manera más discreta. Estrada era uno de ellos.

Hubo dos movimientos que Estrada ejecutó sin estridencias pero que fueron señales que hoy se entienden como claras e inevitables hacia el camino del rechazo: el primero fue cuando decidió abandonar la Comisión de Hacienda y Presupuesto, un espacio muy importante para un economista como él. En diciembre, cuando habló en el debate por el Presupuesto, había tenido una presencia fuerte desde ese espacio. Si Estrada permanecía en la Comisión su palabra iba a tener que escucharse otra vez. El salteño prefirió evitar esa exposición.

Ese movimiento también le habría permitido no firmar (a favor o en contra) el dictamen final que sí firmó otra salteña, Pamela Calletti, que reemplazó a Estrada en la Comisión.

Además, ya durante la sesión de este jueves, y como lo hizo el resto de los diputados vinculados de algún modo con La Cámpora, Estrada no hizo uso de la palabra. Se puede interpretar que se evitó explicitar el desacuerdo sin entorpecer la postura de presidencia y los acuerdos del oficialismo con la oposición.

Estrada no quiso apoyar un texto final que hasta quitó la responsabilidad de Mauricio Macri en la gigantesca deuda que el país tiene que afrontar. El silencio fue elegido por varios. Mientras Juntos por el Cambio callaba como forma de festejo, los albertistas pensaban en los costos de ceder a cambio de obtener la mayoría.

Cuando Estrada levantó la voz en los últimos días lo hizo para dar mayores señales hacia un desacuerdo. Lo dijo en Cuarto Oscuro, nuestro programa de radio. «Hasta que los porteños no paguen $42 el colectivo como los salteños, no discutiré control de gastos a provincias», había asegurado. Estrada no quería discutir si no se garantizaba que la quita de subsidios que afectara las tarifas supusiera mas esfuerzo de CABA que las provincias.

Con este resultado, el pronóstico es reservado para el futuro del Frente de Todos: quedan heridas de las que nadie se queja hasta ahora, pero que evidentemente están presentes. La realidad muestra que detrás de la supuesta defensa de la unidad existe una profunda crisis de identidad. Estrada es parte de ese juego.

No hay que descartar que se profundice lo que ya se viene mostrando: que Estrada adopte una agenda claramente salteña y no tan en sintonía con los mandatos nacionales del Frente de Todos que mira el país desde Capital Federal. Se puede decir que con este rechazo, Estrada está más cerca de Salta y un poco más lejos de Alberto.