Imagen ilustrativa.

Fueron sorprendidos infraganti, llevaban ocultos en el patrullero una importante cantidad de dosis de tabaco.

Más manzanas podridas en la Policía de Salta. Esta vez el caso que tiene a dos vigilantes que actuaban como delincuentes tuvo lugar en Aguaray.

Según detalla de manera escueta la prensa policial, se llevaba adelante un procedimiento de rutina por parte de Gendarmería sobre Ruta Nacional 34 y detectaron irregularidades en una patrulla de la policía.

El móvil estaba ocupado por un cabo y un agente cuyos nombre no trascendieron. Sí se supo que estaban “transportando de forma ilegal 57 cartones de cigarrillos en el interior del baúl”. Es decir, estaban contrabandeando puchos.

El parte policial además aclara: “Ante la gravedad del hecho Jefatura Policial dispuso inmediatamente la suspensión y elevó el pedido de destitución de la fuerza para los dos efectivos”.

En tanto Asuntos Internos dio lugar al pedido de la Jefatura e inició los trámites de la desvinculación definitiva del cabo y del agente.