La intendenta junto a autoridades del sector turístico.

Cancelación del pago de dársenas, reducción del pago de patentes, suspender el pago de la TISSH y la creación de un mapa de la informalidad en el sector, entre otras.

En las pasadas horas la intendenta de la ciudad de Salta, Bettina Romero, estuvo junto a representantes de las organizaciones que nuclean al sector turístico local. En esa reunión se dispuso una serie de medidas que tendrá el municipio capitalino para aplacar el desgaste económico de quienes se dedican al turismo.

De la reunión participaron el Coordinador de Control y Gestión, Bernardo Racedo Aragón y el Presidente del Ente de Turismo, Fernando García Soria. Por el sector privado estuvieron presentes el presidente de la Cámara de Turismo de Salta, Carlos Eckhartd; el presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo, Diego Patrón; el presidente de la Asociación de Operadores y Prestadores de Turismo Activo, Francisco Siciliano; el presidente del Salta Conventions & Visitors Bureau, Emilio Deferrari; el vicepresidente de la Asociación Salteña de Agencias de Turismo, Federico Norte y el tesorero de la Cámara Hotelera Gastronómica y Afines, Juan Chibán.

“Hemos tomado medidas concretas para este sector que da empleo alrededor de 15 mil personas, porque creemos que en esta situación de crisis es muy importante avanzar con el apoyo y cumpliendo con todos los protocolos que correspondan con la salud como prioridad. Quiero que tomen estas medidas como un gesto y sientan que no están solos y vamos a seguir trabajando juntos”, manifestó la intendenta salteña.

Entre las disposiciones que se trabajaron y consensuaron con el sector turístico están: la cancelación por el año 2020 del pago de las dársenas de los hoteles; la habilitación para la reducción del pago de patentes de los vehículos para el transporte de turistas con chofer; el diferimiento del pago de la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene (TISSH) para el año 2021 de las tasas que se originen en el 2020, y la creación de un mapa de la informalidad en el sector y protocolos de seguridad para la prestación de servicios turísticos.