El legislador envió una misiva a la presidenta del cuerpo, Gabriela Michetti, solicitando tiempo para “reparar su honor”. La víctima declaró en tribunales.

José Alperovich pidió este lunes 25 una licencia a su banca como senador nacional tras ser denunciado por una sobrina por violencia sexual, física y psicológica. “En estos días, como es de público conocimiento, he sido víctima de denuncias promovidas en mi contra”, comienza la misiva presentada a la vicepresidenta Gabriela Michetti.

El legislador por Tucumán sostuvo que “la imputación es absolutamente falsa” lo cual demostrará “a la corta o a la larga, ante la Justicia”. “A fin de dedicar mi tiempo y mi esfuerzo a desbaratar la infamia, aclarar la verdad y reparar mi honor, le pido expresamente que me confiera licencia en mi honorable cargo”, solicita.

Alperovich ya había negado las acusaciones por Twitter. Allí publicó un mensaje en el que mencionó a la mujer de 29 años que lo denunció, lo cual fue interpretado como una forma de amedrentar. Eso conllevó, también, a que dirigentes kirchneristas le pidieran se apartara del cargo para que la investigación siga su curso.

En tanto que la denunciante se presentó este lunes ante tribunales para dar detalles de los hechos que habrían ocurrido entre fines de 2017 y mayo de 2019, mientras trabajaba para el exgobernador tucumano.

“Hoy lo que hizo fue venir a declarar y a ratificar la denuncia contra el senador Alperovich por abuso sexual. Fue en Tucumán, en la fiscalía especializada contra la integridad sexual. Todavía queda la declaración en Buenos Aires”, contó Milagro Mariona, periodista tucumana y vocera de la denunciante, detalla Perfil.