La gendarmería interceptó entre el 9 y el 25 de junio varios camiones que transportaban cientos de sobres con millones de pesos. Habían partido desde Jujuy, Salta y Tucumán siempre con destino a Buenos Aires.

Camiones interceptados con cientos de sobres con dinero han sido objeto de titulares diversos en muchos medios de la provincia y el país. Muchos elaboraron teorías de todo tipo, aunque la justicia santiagueña se acercó bastante a lo real: era dinero de comerciantes minoristas y desbancarizados que no pudiendo viajar a Buenos Aires por la cuarentena, encargan a los camioneros mercadería.

Municipalidad de Salta

Acá reproducimos una lista de decomisos – en base a lo publicado por diversos medios –  que dan cuenta del fenómeno.

El primer decomiso ocurrió el martes 9 de junio, cuando gendarmes detuvieron la marcha de un camión con dos ocupantes que llevaba una carga de azúcar desde Tucumán hacia la Capital Federal. En esa oportunidad, contabilizaron un total de $11.974.100 pesos.

Al otro día se dio el segundo procedimiento, llevado a cabo sobre la misma ruta, en el kilómetro 496. Allí, los policías ingresaron a un ómnibus que había partido desde San Salvador de Jujuy en dirección a la Estación de Retiro, en la Ciudad de Buenos Aires. Los gendarmes inspeccionaron el colectivo y observaron que un pasajero transportaba varios sobres entre las pertenencias. Enseguida le solicitaron que revelara su contenido y así los efectivos encontraron varios fajos de billetes apilados, por una suma total de $2.661.780 de pesos. El hombre involucrado quedó en libertad, aunque fue imputado en la causa.

A los pocos días, secuestraron $3.838.000 de pesos dentro de otro camión, sobre la ruta N°34. Asimismo, en un transporte de carga de cerámicos procedente de Salta que se dirigía hacia la Capital Federal, se incautaron $10.974.340. Los cuatro hechos quedaron a cargo del juez Guillermo Molinari, del Juzgado Federal Nº 1 de Santiago del Estero.

Luego, el 18 de junio, también a la altura de Santiago del Estero, en un operativo de control sobre esa ruta, la Gendarmería incautó más de 3 millones de pesos que viajaban de Tucumán hacia Capital Federal ocultos en cajas y sobres en el interior de un camión que transportaba bolsas de azúcar.

Pocos días después, durante un retén en esa misma ruta, a la altura de la localidad salteña de Pichanal, la División Antidrogas de la Policía Federal volvió a secuestrar $1.3 millones, dinero que era llevado en un camión Mercedes Benz normalmente destinado al transporte de lácteos.

Según este historial, todos los traslados de efectivo se realizaban bajo el mismo modus operandi y sin documentación que respaldara esas sumas de dinero.