Así lo muestra un estudio nacional de D’Alessio IROL – Berensztein. El que lidera el listado es Marcos Peña, el jefe de gabinete de Mauricio Macri.

Los datos salen de un relevamiento nacional de 1.038 casos de las consultoras D’Alessio IROL – Berensztein, que hace más de dos años llevan un monitoreo mensual con las imágenes de los principales dirigentes.

Por un lado, arman un ranking de las ponderaciones positivas cuya cima la ocupa el economista Roberto Lavagna. Cuando se mira a la misma tabla, pero del otro lado – el de la imagen negativa – irrumpe Peña con 77% (y sólo 14% de positiva). En esta encuesta incómoda lo siguen Daniel Scioli, con 67%, y Juan José Gómez Centurión, con 66%.

Después empatan, con 65% de negativa, Sergio Massa y Ricardo Lorenzetti. El electo diputado se viene recuperando, pero todavía navega por el fondo de ranking. En el caso del juez de la Corte, queda como un exponente del rechazo que se fue incrementando entre la gente hacia la Justicia, acaso el poder más desprestigiado del momento.

Un poco más abajo, con 61% de negativa, igualan Macri, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el senador (ahora) macrista Miguel Angel Pichetto. Por último, cierran el top ten la todavía diputada Elisa Carrió y el líder del FIT, Nicolás del Caño: un 59% de los consultados los ve mal.