Foto: Javier Corbalán

Se trata del asentamiento donde hace más de un mes hay familias que esperan una solución. Aseguran que les vallaron el predio y no pueden entrar ni salir.

Lo que en un principio eran alrededor de 600 familias asentadas en la ampliación de Parque La Vega, a fines de mayo se convirtió en un millar. Hay quienes tienen ya los trámites iniciados para acceder un terreno, quienes todavía están por tramitarlo, pero siguen a la espera de respuestas por parte del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV).

Incluso hasta un medio como La Nación le dedicó una nota completa a esta problemática, ya un mes atrás. “Hace 21 días que estamos acá. Dicen que es inhabitable pero le encontramos la vuelta. Cortamos la vegetación de dos metros de altura y estamos bien. Acá había mucha delincuencia y desde que vinimos tenemos apoyo de los vecinos, que estaban cansados”, comentó en esa ocasión una de las personas asentadas.

Hace un mes ya que los vecinos accedieron a inscribirse e iniciar los trámites para acceder a una vivienda. El gobierno de Gustavo Sáenz advirtió que ese era el único camino para avanzar en una solución al conflicto. “Hubo otro asentamiento hace un par de años en el que pasó lo mismo. Era todo monte, lo habitaron y hoy esa gente tiene la casa. Les dieron la casa después de 4 meses”, dijo otra persona asentada.

Hoy la prensa local publica que desde el asentamiento indicaron “que fueron cercados por vallas y nos les permiten ni el ingreso ni egreso del lugar”, señala FM Profesional. Una de las referentes del asentamiento comentó que desde el IPV les manifestaron que iban a evaluar la situación y las carpetas de cada uno. Supuestamente hoy debían hacerles una visita. Hay presencia policial en la zona y se teme un desalojo violento.