Una de las personas heridas en la represión policial (Foto: ANCLA)

Tras la denuncia del propietario del terreno donde se asentaron estas familias, intervino de manera brutal la Policía de Salta.

La Agencia de Noticias y Comunicación ANCLA, publicó en las pasadas horas la noticia de la represión policial sufrida por criollos e indígenas en Tartagal.

“La policía desalojó con golpes y balas de goma a un grupo de personas que ocupaba un predio ubicado en el barrio Nacional, sudoeste de la ciudad de Tartagal”, encabezan la noticia desde el medio nacional.

La brutalidad policial se desencadenó tras una denuncia por usurpación de terrenos. El predio en cuestión estaba siendo ocupado por unas 100 familias desde hacía una semana. Aseguran que se hallaba en estado de abandono y cubierto de malezas.

El dueño de los terrenos, Juan Muñoz, hizo la denuncia en la Justicia. En tanto el fiscal penal N°1 de Tartagal, Gonzalo Vega, emitió la orden para que actuara la policía. Un dato que resaltan es que el operativo que tuvo disparos, golpes y gases lacrimógenos, “se realizó sin considerar la presencia de menores en el lugar”.

Pero la barbarie no terminó con el desalojo, sino que denuncian que luego hubo una persecución por barrios aledaños, “donde varios pobladores también sufrieron las consecuencias de la represión policial”.

Tras los hechos represivos, quienes fueron desalojados se manifestaron en una calle al sur del predio, en protesta por la represión policial y reclamando la presencia del intendente Mario Mimessi.