El efectivo se desempeñaba en una comisaría en Tartagal. El caso llegó a la justicia que ordenó su detención por fraude a la administración pública.

Otra mancha más a la institución. La primera semana del mes de julio no fue de las mejores para la policía salteña. Dos casos anteriormente difundidos por CUARTO mostraron que en el interior de la fuerza hay más de una manzana podrida. Primero estuvo el caso del policía que en sus ratos libres hacía de motochorro. En tanto que otro colega fue hallado con marihuana entre sus pertenencias, la que se sospecha era vendida a los reclusos de una comisaría en Orán.

El tercer hecho bochornoso de la semana llega también desde el norte provincial, de Tartagal. Ahí, en la Comisaria 42, se desempeñaba este suboficial cuyo nombre no fue revelado, pero sí se supo que estaría involucrado en un hecho de fraude a la administración pública. Por este caso quedó separado de la fuerza y detenido a disposición de la justicia.

Según informa Prensa de la Policía de Salta, la investigación para dar con el fraude tuvo su origen en un control “realizado en la jornada de ayer por la División Motoristas de Emergencias Policial Tartagal”. Ahí un motociclista “exhibió como documentación del rodado un acta de entrega con firma y sello de un efectivo policial, que carecía de validez legal”. Se trataría de la firma del suboficial en cuestión.

Las indagaciones posteriores llevaron a dar con el policorrupto, que es quien se desempeñaba en la 42. Tras su expulsión de la fuerza, se dio aviso a la oficina de Asuntos Internos de la Secretaria de Seguridad “para asegurar la transparencia de la investigación”, asegura la prensa azul.