«Soy una bestia» | El femicida de Rosario de la Frontera admitió el crimen por whatsapp, pero sigue prófugo

Familiares y vecinos de Gladys Paz marcharon el lunes exigiendo la aprehensión de Nicolás García, el policía que asesinó a quien era su pareja y también integrante de la fuerza policial.

Publicidad electorar - Emiliano Estrada

Ya nadie tiene dudas de que Nicolás García asesinó el pasado jueves a su pareja Gladys Paz, su pareja y también integrante de la fuerza policial. García está prófugo desde el día del hecho y en la marcha de ayer los familiares y vecinos pidieron su detención. En la misma, familiares de la mujer mostraron los mensajes que recibieron del prófugo admitiendo el femicidio.

La situación es doblemente indignante: por los mensajes en sí mismos y porque pese al uso de dispositivos móviles, las fuerzas de seguridad todavía no lo localizan. Con respecto a los mensajes, los familiares de Gladys declararon a periodistas que García se comunicó el domingo con una prima de la víctima, a la que le dice «no sé que me pasó. La amé tanto a mi gringa Estefy (…) ahora me voy con ella a estar a su lado. No puedo vivir sin ella. Cuidalo a …(el hijo en común con la víctima) Soy una bestia».

“El jefe de la subcomisaría de El Mirador, quien quedó el fin de semana a cargo también de las otras dos comisarías de Rosario de la Frontera, Carlos Alarcón, aseguró a medios locales que no pueden localizar el dispositivo, ni las coordenadas de IP de los aparatos desde los cuales se conecta García”, destacó en su edición de hoy la sección local del diario Página 12.

“Exigimos justicia, no puede ser que no lo puedan atrapar” dijo el padre de la víctima en el programa radial de Agenda Salta, “Pan y Circo”. Manifestó sus sospechas de que García está siendo ayudado por otras personas porque «anda sin plata, no tiene nada y pasaron varios días sin novedades”. El padre manifestó su sorpresa respecto a que las autoridades no puedan atrapar a García, quien huyó de la escena del crimen en la motocicleta cilindrada 110 Marca Corven, azul francia, que era de la víctima.