Los países sostienen que es el partido más peligro de la Copa América a disputarse en Belo Horizonte. El mítico BOPE y la delegación argentina trabajarán juntos.

Unos 1.500 efectivos, dos helicópteros, drones con cámaras de reconocimiento facial de última generación y otros aparatos para detectar a quienes tienen derecho de admisión. Así será el operativo que llevarán adelante las fuerzas de seguridad de Brasil y Argentina en el encuentro de los seleccionados de ampos países.

Algunas versiones periodísticas aseguran que es el partido más peligro de la Copa América y que por ello debe ser custodiado al máximo. El famoso escuadrón BOPE (Batallón de Operaciones Policiales Especiales) del país carioca y una delegación de seguridad argentina trabajarán codo a codo en Belo Horizonte.

Más allá de las cuestiones de rivalidad, el compromiso con la no violencia en el fútbol ha avanzado significativamente en los últimos años. Tal es así que los hinchas brasileños y argentinos estarán mezclados en las tribunas. Sin embargo, es justamente dentro del estadio adónde posarán los ojos de los encargados de seguridad para desactivar cualquier tipo de conflicto.

Las relaciones bilaterales de los gobiernos de Mauricio Macri y su par Jair Bolsonaro incluyen también la coordinación de operativos de seguridad. En este caso, con un estadio vallado a 300 metros, será a instancias de un partido de fútbol. ¿Cómo funcionará? Seguramente haya novedades cuando se sepa quién clasificó.