Sobre cómo hará el Real Madrid para reemplazar a CR7 y sus 50 goles por temporada

CR7, la nueva estrella de la Juventus (Foto: El País)

La partida del futbolista portugués hacia el equipo italiano ha dejado sin duda un agujero difícil de llenar. Se espera que las anotaciones de Benzema y Bale juntos ocupen ese espacio.

Cristiano Ronaldo se marchó y dejó 451 goles en nueve años de carrera madrilista. No se puede desconocer que la figura de Cristiano Ronaldo, tras su llegada del Manchester United, ha sido clave en esta era dorada con cuatro Champions de cinco; pero también que su presencia condicionaba el juego de tal manera que tapaba a otros futbolistas.

Eso seguramente es algo que preocupa a los dirigentes del club, quienes también entienden que la cuota goleadora de Benzema y Bale (12 y 21 tantos el curso pasado) debe crecer exponencialmente. Aumentar esos números paliaría la ausencia goleadora del delantero, aunque no son los únicos jugadores de los que se espera den el paso adelante necesario para que el Madrid no note la ausencia del crack.

Más allá del rol final que ocupe Vinicius en el equipo, entienden que Marco Asensio debe ser uno de los jugadores que mejore sus prestaciones goleadoras. El mallorquín ronda los 10 goles por temporada, pero con más minutos y confianza puede aumentar de forma considerable su producción. Suyo puede ser el sitio en la banda izquierda de CR7, a la espera de ver cómo acaba la experiencia como delantero centro, y suya debe ser esa responsabilidad como demostró con sus dos tantos a la Juventus en la segunda prueba de la temporada. Un peso, eso sí, que debe ser compartido por compañeros del equipo como Modric, Isco o Lucas Vázquez, futbolistas que aportar también más en el aspecto goleador porque tienen condiciones para ello.

Que el Real Madrid de CR7 se convierta en el RM11, de todos a una sin individualismos más allá de tener grandes individualidades.No son los dirigentes blancos los únicos que tienen clara esa hoja de ruta. El propio Lopetegui fichó por el Madrid liderado por Cristiano y, semanas después, se ve obligado a ensamblar un equipo sin él y sin un sustituto de garantías. Pero tiene claro el vasco el plan a trazar. Y le gusta el reto de ser el hombre encargado de convertir el Madrid de Cristiano en un equipo, una manada en la que el bloque esté por encima de la individidualidad brutal que suponía CR7.

Fuente: Marca