Sirios y Troyanos | En Salta la unidad de la izquierda parece bien lejana

Tras las elecciones legislativas del domingo, Julio Quintana de Política Obrera planteó la “necesidad de unificar fuerzas en la lucha” pero ratificó que “con el Frente de Izquierda y los Trabajadores tenemos divergencias”.

Dividida en un par de opciones electorales, Política Obrera y Frente de Izquierda y los Trabajadores, el trotskismo salteño no tuvo un buen resultado en la votación nacional del pasado domingo. Al respecto, Julio Quintana de PO analizó que “lo dejamos planteado en este proceso electoral: la izquierda debe discutir como contribuye a través de su intervención en las luchas, de su agitación, de su propaganda y de su acción política a promover la reivindicación de la clase obrera ante los problemas fundamentales como el salario, la jubilación o el desempleo y, también, a la gestación de una intervención independiente de los trabajadores para terciar en la lucha política”.

“En función de los resultados del domingo vemos que el gran interventor y el gran ordenador de la política nacional es el FMI que tomó nota de la parálisis creada por las elecciones en donde el oficialismo no pierde como creían que iba a perder y habla de una ‘victoria’ y la oposición no gana como pensaban que iba a ganar y, entonces, reclama un acuerdo de ajuste y reforma laboral” describió y enfatizó que “si los trabajadores no tenemos una alternativa política propia, la situación va a empeorar”.

En declaraciones al programa “Cuarto Oscuro” de FM La Cuerda 104.5, el ex diputado provincial aseguró que “queremos llamar la atención frente a esta situación y promover este debate político y las luchas que los propios trabajadores ya vienen desarrollando porque lo que tiene que surgir de este proceso es la comprensión política de los trabajadores de la necesidad de unificar fuerzas en la lucha y presentar una alternativa propia”.

Sin embargo, pese a su reclamo por “unificar fuerzas”, ratificó que “tenemos divergencias y tenemos balances divergentes de los resultados electorales con el FIT, que a nivel nacional expresó una tendencia de lucha contra la clase política pero en la provincia tuvo un retroceso, porque nosotros queremos un ‘Congreso de los Trabajadores’ que unifique la clase obrera ante la crisis del régimen”. “Debemos estructurar una opción de lucha política real en defensa del interés de la clase obrera y eso no se resuelve solo con un formato electoral” concluyó Quintana.