Sin luz, con ventanas y bancos rotos | El pésimo estado de una escuela muestra el olvido hacia las comunidades originarias de Salta

El establecimiento, ubicado en Embarcación, fue tomado para exigir mejoras. También hay denuncias contra el personal por maltrato a los estudiantes.

La escuela Padre Gabriel Gobelli, de Embarcación, fue tomada esta semana por madres de las comunidades cercanas, que exigen mejoras edilicias y denuncian maltrato a los estudiantes.

Se trata de dos edificios escolares de la institución los que fueron tomados, en reclamo por las malas condiciones edilicias que deben soportar los niños desde hace años y que, hasta el momento, no encuentran respuesta por parte de las autoridades educativas.

Salta 12 informó que este jueves, mujeres que pertenecen a los pueblos wichí, guaraní y qom (toba), acamparon por segundo día en las afueras del establecimiento. Manifestaron que desde el Ministerio de Educación de Salta no se respetan los derechos de los niños y niñas.

En el mismo medio, Mónica Navamuel, cacica de la comunidad wichí de Misión Franciscana, de Embarcación, relató que el miércoles último decidieron tomar el establecimiento debido a que no encontraron soluciones a los múltiples reclamos. Agregó que elevaron denuncias a distintas áreas, como el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) y el Ministerio de Educación de Salta, pero «no tenemos ninguna respuesta», cuestionó.

La mujer relató que desde hace años vienen con los reclamos por el mal estado de los edificios escolares. Sin embargo, la «gota que rebalsó el vaso» fue el estado de los baños. Aseguró que no hay agua, están sucios y se encuentran en condiciones insalubres para los estudiantes.

Navamuel dijo además que el almuerzo que se reparte no es adecuado para los niños, ya que está mal preparado, y declaró que las ordenanzas maltratan a los estudiantes.

Por su parte, desde la cartera que dirige Matías Cánepa se aseguró que se consiguió inversión para las mejoras y que hoy se presentarán en la escuela.