Sin grandeza | El Concejo Deliberante más devaluado de la historia reciente salteña protagonizó su última sesión

Acorde con la chatura de los dos últimos años, la sesión de ayer se caracterizó por discutir un proyecto que pedía remover las ciclovías de la ciudad pero que luego fue retirado por la propia autora de la iniciativa.

Los ediles capitalinos que asumieron en 2019 tuvieron ayer su última sesión y mañana viernes asumirán los nuevos. Los nuevos concejales asumirán el próximo viernes 3 de diciembre.

Quienes se van se caracterizaron por una gestión que fue vergonzosa durante el año 2020 cuando desplegaron una agenda de trabajo divorciada de las necesidades de la sociedad en un año de pandemia y llenas de berrinches, discusiones estériles (incluyeron debates en torno al vestuario de la edil Cande Correa durante las sesiones), homenajes con cantos a capela en el recinto y varios dislates más que explican por qué de los 21 actuales que se despidieron ayer, sólo 5 renovarán sus bancas.

El ciclo terminó acorde a todo el proceso: con un proyecto de la edil saencista Romina Arroyo que pedía la remoción de las ciclovías de la avenida Belgrano y la calle Alvarado de la Capital, pero luego sus integrantes dieron marcha atrás en plena sesión y optaron por exigir que se mejoren. Hasta la autora de la iniciativa que hizo de las ciclovías un blanco permanente de sus ataques, admitió que tras reunirse con Ciclistas Unidos de Salta estos le manifestaron que no coincidían con ella en eso de eliminar las ciclovías sino que debía mejorarlas.

«Entiendo que la gente no está en contra de las ciclovías, sino que está molesta por cómo se hicieron», dijo y optó por pedir que se «modificara lo que ya tenemos». En ese sentido, el proyecto de resolución que se aprobó exigió que se «proceda a trabajar en mejorar las ciclovías existentes» en Belgrano y en Alvarado.

Por su parte, Raúl Córdoba (STF), quien se manifestó desde un principio en contra del pedido de remoción, cuestionó que Arroyo no discutió su pedido en la comisión de Tránsito. «La moción tendría que haber sido el pase a comisión, para que la comisión de Tránsito, lo trate como correspode», expresó. Córdoba votó en contra.

En la sesión de ayer la mayoría de los legisladores salientes se despacharon contra la intendenta Bettina Romero cuestionando su falta de apertura al diálogo, aunque 16 ediles que hicieron de esa predica una marca registrada ayer dejaron de ocupar una banca porque simplemente la gente no los eligió.