Sergio Zorpudes, presidente del IPV.

Aunque se denunciaron maniobras espurias en los procedimientos de selección de beneficiarios del IPV en el loteo El Socorro II, en Cafayate, se llevó adelante el sorteo que los vecinos pretendían suspender hasta que se regularicen los listados.

Víctor Alarcón, abogado de las 70 familias denunciantes, y Silvio Aguirre, vocero de estas, estuvieron en los estudios de FM Capital visitando Cuarto Oscuro. Se encuentran en la ciudad capital para solicitar la impugnación del sorteo que se realizó los días 24 y 25 de junio.

“El problema es que esto se está haciendo en tiempos de campaña”, acusó Aguirre y consideró que “se está forzando la entrega de terrenos, y hasta donde yo tengo entendido el IPV entrega casas, no terrenos que no tienen ni cloacas”.

Días previos al último sorteo se planteó un amparo que fue denegado y que se argumentó catorce de los preseleccionados no cumplían los requisitos formales para participar. “Ya venían las irregularidades, por eso habíamos denunciados a dos concejales. Había algunos acomodos que eran arteros, y el IPV terminó dándonos la razón a medias”, detalló el vecino.

Sin embargo, el sorteo se consumó y redundó en nuevas irregularidades: “Hay diez personas que no estaban ni empadronadas”, fundamentó Alarcón y comentó que también están presentando denuncias contra Sergio Zorpudes, titular del IPV, por incumplimiento de sus deberes de funcionario público.

“Hay dos casos particulares que sí estuvieron en el padrón, pero que habían sido excluidos del sorteo, y sin embargo están en el listado de adjudicados” prosiguió su explicación el letrado de las familias de Cafayate. Como algunas denuncias no fueron recibidas, Alarcón advirtió que “si mañana no nos quieren seguir tomando las denuncias, vamos a tener que denunciar también la fiscalía”.

Aguirre hizo una crítica de fondo a este tipo de situaciones en la distribución de viviendas sociales: “Hay gente no tiene una necesidad real y lo usa para generar alquileres, la especulación inmobiliaria es increíble”.

Tampoco se privó de llevar su malestar hasta el más encumbrado rango político de la provincia, al indicar que “siempre lo hemos cuestionado mucho al gobernador [Juan Manuel] Urtubey por la insesibilidad con Cafayate, como si fuese un lugar solo para el turismo”.