La gente que vive en situación de calle crece hace un año en la Ciudad de Buenos Aires. Hoy superan las 7.000 y por la cumbre del G20 deberán trasladarse a un parador montado por el gobierno entre mañana y el domingo.

Los testimonios se reproducen por estos momentos en distintos medios. Uno de ellos fue el de Martín quien junto a su pareja y su nene vive en la vereda del Palacio de Hacienda que conduce el ministro Nicolás Dujovne. “Vivimos acá hace seis meses porque no pudimos pagar un alquiler en ningún lado”, lamentó el joven en diálogo con la Agencia Telam.

“Yo trabajo de cartonero acá en el barrio y saco para comer, pero no llego a pagar una piecita. Además, nuestra vida pasa acá porque cartoneo lo que tiran de las oficinas. Si nos vamos del barrio tenemos que empezar otra vez de cero y no sé dónde podríamos juntar para la olla como acá”, agregó Martín ante el operativo que busca expulsarlo de la zona durante la presencia de los presidentes del G20 en la Capital Federal. “¿Qué más quisiéramos que nuestro bebé tenga un techo y paredes?”, lamentó el joven, en diálogo con la agencia Télam.

Según cifras del gobierno porteño son 1091 las personas que viven en situación de calle, aunque el relevamiento realizado por las organizaciones sociales que trabajan día a día con esa población son 7.300 las que sufren el desamparo, un 30 por ciento más que en 2017.

“Aunque quisiera no puedo exponer a mis hijos a lugares como esos”, rechazó Sergio la posibilidad de ir a un parador del gobierno porteño. Es papá soltero de cuatro chicos de 10, 8, 5 y 3 años con quienes vive desde mediados de 2017 en dos colchones en la vereda de un banco frente a la Plaza de Mayo. “Los trabajadores del gobierno pasaron ayer y nos avisaron que por la visita de los presidentes nos vamos a tener que ir”, confirmó el hombre la orden de expulsión para cumplir con el cierre perimetral de seguridad.