Abel Mendoza es cacique de la comunidad Santa Victoria II. Forma parte de la toma del edificio municipal de Santa Victoria Este cuyo jefe comunal es Rogelio Nerón: el primer intendente wichi de la provincia de Salta.

Tras el reiterado pedido de Abel Mendoza a nuestro medio para visibilizar la situación que viven en ese municipio del departamento Rivadavia, Cuarto Oscuro (FM La Cuerda 104.5) dialogó con uno de los referentes de la toma que empezó el día lunes. Mendoza aseguró que antes de tomar el edificio municipal protagonizaron cortes en la ruta provincial 54 pero sin resultado alguno en lo que a posibilidades de diálogo se refiere.

Municipalidad de Salta

A la hora de responder sobre el por qué de la medida, Mendoza destacó cuatro puntos: acusan al intendente Rogelio Nerón de no distribuir módulos alimentarios que nación envió para asistir a las familias originarias; de recortar la entrega de ticket por el cual los beneficiarios reciben 300 pesos mensuales; falta de obras en la zona, particularmente la relacionada con los anunciados pozos de agua; y abandono a la viuda e hijos de quien fuera secretario de Obras Públicas del municipio: Pedro Lozano. Al recordársele que la situación de pandemia pudo haber provocado demoras obvias en la realización de tareas comprometidas, el cacique dijo que allí se suma otro problema: “Hasta el día de hoy, nosotros no tenemos un diálogo concreto. No hay personas que coordinen como corresponden”, resaltó.

Rogelio Nerón es el primer intendente wichi de la provincia y la situación despertó muchas expectativas en torno a lo que podía suponer para las castigadas comunidades del lugar. Al respecto, Mendoza opinó: “Justamente por eso es el repudio. Nosotros pusimos la esperanza, las ganas de seguir trabajando políticamente y cumplir los sueños de hace mucho tiempo. Entonces es como que nosotros sufrimos una decepción total. Estamos hablando de decepción y corrupción, porque eso es lo que pasa. Las plazas están abandonadas, las calles estás llenas de basura. Nosotros no vemos resultados. Que nuestro intendente que pusimos con sacrificio, no está trabajando”, remarcó.

Puesto a opinar sobre aquellos que aseguran que la toma del edificio municipal busca desestabilizar a Rogelio Nerón para favorecer a actores criollos de la política, Mendoza fue rotundo: “es una falsa acusación porque acá somos todos originarios y yo te puedo responder que ese es el argumento que usa el intendente para salirse del problema que está atravesando”, aseguró.