Foto: PrensaPolSal

Un nuevo caso “sustancia vegetal disecada” entre alimentos destinados a presos.

A fines del mes pasado la prensa policial informaba el caso de las “albóndigas locas”, ahora la inventiva fue un poco más allá y los contrabandistas se dieron maña para introducir pequeñas cantidades de marihuana prensada en bolsas de semillas de girasol, ese snack tan consumido por niños y grandes.

Según detalla PrensaPolSal en su página web, este nuevo caso de contrabando frustrado se dio en la Comisaria N° 42 de Tartagal. Ahí “detectaron que una adolescente de 14 años intentó transgredir las normas de seguridad ocultando sustancias prohibidas entre la comida”.

Al parecer los paquetes llamaron la atención de los oficiales en la requisa y al hacer un análisis más detallado se dieron con “más de 50 dosis de marihuana mezclada entre bolsas de semillitas de girasol”. Es decir poco más de 10 gramos.

Todo los que se dice de la menor es que llevaba el paquete a un familiar detenido, y que tras ser sorprendida con el contrabando, ella “quedó a disposición de la Justicia”.