La directora ejecutiva de Anses anticipó ayer que el tercer pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) sólo será para personas que residan en donde la cuarentena «está en fase 1 o la situación está más complicada». No es el caso de Salta.

Entre los anuncios presidenciales del viernes, pasó desapercibido lo que se dijo del Ingreso Familiar de Emergencia: dejará de pagarse en las provincias donde se reabrieron las actividades como es el caso de Salta. La funcionaria explicó que cuando se termine de pagar el segundo tramo del beneficio a mediados de julio, se explicarán las características de la tercera etapa en donde el número de beneficiarios será muy inferior a los 9 millones de personas alcanzados hasta junio.

La explicación es sencilla: la IFE sólo se pagará por tercera vez en el AMBA y en Chaco, donde la cuarentena se halla en Fase 1. Habrá que ver qué ocurre en Jujuy, donde el gobernador Morales dispuso retrotraer la situación y algunas localidades del norte de Salta donde se vive una situación similar, pero el grueso de la provincia ya se encuentra en etapa de “distanciamiento social” y no de “aislamiento”.

Según los datos difundidos oportunamente por el ANSES, la cantidad de salteños beneficiados por la IFE fue de 322.416. Ese número ubicó a la provincia en el sexto lugar con más beneficiarios por detrás de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Tucumán. Si se tiene en cuenta que el ingreso es para aquellas personas sin ingresos formales, la cifra difundida por el ANSES habla de la enorme cantidad de salteños que trabajan en negro.