El pedido presidencial a las provincias para que repliquen las medidas de “solidaridad” empezó a tener eco en distritos peronistas y también de Cambiemos.

Alberto Fernández congeló ayer por 120 días los precios de los boletos de trenes y colectivos del área metropolitana de Buenos Aires y solicitó un esfuerzo similar a los gobernadores a quienes favoreció con la suspensión de ciertos puntos críticos del Pacto Fiscal, tal como venían reclamando los mandatarios desde el final del periodo de Macri. Por lo tanto, las respuestas comenzaron a llegar y algunas provincias ya conceden en imitar el congelamiento que hicieron los legisladores nacionales a la suba de sueldos, con medidas idénticas en un puñado de distritos, como Tucumán, Misiones o La Rioja.

En esa lógica deseada de efecto contagio, es que dos de las cuatro provincias administradas por Juntos por el Cambio, como Mendoza y CABA (los otros: Corrientes y Jujuy), anunciaron ayer esquemas de congelamientos. En la primera, el gobernador radical Rodolfo Suárez decidió mantener invariable el sueldo de los funcionarios del Poder Ejecutivo local por 180 días. Tampoco cobrará la planta política el incremento salarial de enero por la cláusula gatillo, y suspendió los aumentos en las tarifas del transporte público y del servicio eléctrico por seis meses. Suarez invitó también al Poder Legislativo y al Judicial a acompañar la medida.

También el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mantendrá por seis meses el valor del subte y de los peajes, si bien aumentó el precio de la VTV, del taxi, el estacionamiento medido, y los costos de acarreo para autos mal estacionados. Entre los afines, el bonaerense Axel Kicillof suspendió aumentos del peaje del 25% que había dispuesto su antecesora María Eugenia Vidal. Y ahora el Gobierno encabezado por el exministro de Economía estudia la posibilidad de también frenar subas en el boleto del transporte que está en la órbita de la provincia.

También ayer, el presidente subrogante de la Legislatura de Tucumán, Regino Amado, dispuso el congelamiento por 180 días de las dietas que “por todo concepto” reciben los diputados en la provincia. Los sueldos congelados de los diputados tucumanos tiene correlato en una decisión similar de los legisladores de Santa Fe tomada hace una semana. Antes, los gobernadores Ricardo Quintela (La Rioja) y Oscar Herrera Ahuad (Misiones) habían anunciado que tampoco tendrían incrementos salariales, ni ellos ni el personal político local. En el caso misionero, el freezer se aplica al poder Legislativo y ayer imitaron la medida en el Superior Tribunal de Justicia provincial.

Además de Suarez, el peronista pampeano Sergio Ziliotto resolvió el lunes que por 180 días no haya variaciones en los precios de las tarifas de electricidad en la provincia. El sucesor de Carlos Verna aseguró en un comunicado que la decisión está en sintonía con “las políticas del Gobierno nacional” para contribuir en “la difícil tarea” de “poner a la Argentina de pie”.