Un hombre llegó a la parroquia del lugar aduciendo ser enviado como refuerzo por la curia provincial, permaneció unos días y luego se marchó sin dejar rastro. 

Hace algunos días atrás, un hombre mayor de edad llegó a Metán y se presentó en la iglesia reclamándose enviado de la arquidiócesis de Salta en carácter de refuerzo.

Municipalidad de Salta

Se presentó como Nicolás Rodríguez, contando que era seminarista en Salta capital. Pasó varios días con un montaje exitoso hasta que el párroco del lugar empezó a tener sospechas. Se comunicó con el arzobispado y comprobó que el visitante era un impostor.

Ante ello, atento al cambio de actitud que venía manifestando el vicario, el simulador se esfumó sin dejar rastro. Algunos vecinos del lugar contaron que le entregaron dinero, persuadidos por su supuesta investidura religiosa.