Lo decidió la intendenta interina Sara Gerez.

Sara Gerez, intendenta interina de Rosario de Lerma, decidió echar a 45 trabajadores municipales.

Gerez aseguró que más de la mitad de los despedidos no tenían una función clara en el municipio. «Esto debe quedar bien en claro. De estas personas a las cuales no se les renovó sus contratos, no se sabe cuál era su rol laboral en la comuna», dijo.

«El problema se suscitó con los contratados que nunca vinieron a trabajar», dijo Gerez.

El Tribuno informó que algunos de los despedidos debieron ser notificados vía whatsapp porque no tenían domicilios legales en Recursos Humanos de la comuna.