Se llevó más de $200 mil sin que lo notaran y luego fue atrapado al no poder comprobar la procedencia del dinero en una transacción bancaria.

Según informa el Ministerio Público Fiscal de Salta, Francisco Aroldo Álvarez (58) resultó imputado por el delito de hurto. La imputación fue realizada por el fiscal penal de Rosario de la Frontera, Oscar López Ibarra.

El hecho tuvo lugar en agosto pasado. Entonces una mujer denunció que tras ausentarse de su vehículo (una camioneta) por breves momentos, le sacaron sin ejercer violencia, un maletín y un bolso que tenía bajo de los asientos traseros con más de 200 mil pesos, dólares, cheques y otros efectos personales.

Mediante una investigación que se realizó posterior al hurto se dedujo que Álvarez no tuvo mejor idea que colocar parte del dinero del robo en un plazo fijo. Ese fue el gran error de este ladrón: confiar en los bancos. Pues ahí fue donde saltó la ficha. Álvarez no pudo explicar de dónde había obtenido la plata que quería depositar.

A todo ello hay que sumar el análisis de cámaras de seguridad públicas y privadas, que ayudaron a identificar a Álvarez como autor del robo. Quedó detenido, imputado y allanaron su casa, donde según indica el MPF hallaron “diversos elementos de interés para la causa”.