Foto: Prensa Gobierno de Salta

El gobernador de Salta y el ministro de Trabajo de la Nación analizan “incentivos para nuevos inversores y la incorporación de los trabajadores”. En tanto el futuro de los obreros de Campo Santo sigue en suspenso.

Según informa la agencia Telam, la situación de los obreros del ingenio cerrado a principios de año “y otros temas puntuales de impacto social y laboral en Salta”, fueron parte de la agenda en el encuentro que mantuvieron Juan Manuel Urtubey y Jorge Triaca -aunque también participaron de la reunión el jefe de Gabinete provincial, Fernando Yarade y la ministra de Producción, Trabajo y Desarrollo Sustentable, Paula Bibini-.

Municipalidad de Salta

En la oportunidad, según revela la prensa oficial en el sitio web del gobierno de Salta, Triaca brindó un informe sobre lo que se está haciendo para que el San Isidro retorne “a la actividad productiva con nuevos inversores y la posible incorporación de los trabajadores con beneficio social a partir del programa de reconversión productiva”.

Yarade destacó la predisposición del funcionario nacional: “Esta actividad y esta empresa es muy importante para la zona, perder 700 puestos de trabajo es algo muy fuerte para la región. El ministro nos dio una solución que viene a amortiguar el impacto de la reducción de puestos de trabajo y a generar incentivos para los nuevos inversores”.

Tras casi seis meses de estar sin respuestas, hace un par de semanas los trabajadores el ingenio optaron por la toma pacífica, ante la nula respuesta tanto de los peruanos del Grupo Gloria como del gobierno provincial. Fue hace pocos días que tras la firma de un acta ante la Justicia en la que se comprometió a vender el Ingenio y anular las denuncias penales contra 74 trabajadores, éstos optaron por levantar la toma.