Requieren juicio para policía salteño que persiguió a los tiros a un joven

En un operativo el policía persiguió disparando con saña a la espalda, nalgas, pantorrilla y muslo de la víctima, un residente de zona sudeste. 

Se trata de un caso ocurrido durante la noche del 4 de abril de 2014 en barrio Justicia. Paradójicamente, hubo de todo menos justicia. Es noche el denunciante de hallaba en la puerta de su casa cuando arribó la policía debido a un conflicto en el que él no estaba involucrado.

Según informa el Ministerio Público Fiscal de Salta, a cargo del móvil policial 1436 estaba el efectivo Carlos Gustavo Enríquez (44). El mismo acometió contra el denunciante, lo persiguió «disparándole balas de goma que impactaron en la espalda, nalgas, pantorrilla y muslo». Las lesiones fueron constatadas por médicos del CIF.

Posteriormente hubo una denuncia que derivó en imputación contra Enríquez. Ahora la fiscal de DDHH, Verónica Simesen de Bielke, requirió ante el Juzgado de Garantías 2, la elevación a juicio de la causa. Al policía se le acusa del delito de vejaciones agravadas por el uso de la violencia, en calidad de autor.

Pará la justicia, Enríquez, mientras cumplía un acto de servicio, «desplegó conductas consistentes en causar un daño a la integridad física del denunciante». Además señalan que excedió los límites impuestos por la Ley 7742, que autoriza a las fuerzas policiales a «hacer uso de la fuerza pública cuando fuere necesario».

«Las lesiones constatadas en la integridad física de la víctima permiten sostener que la conducta de Enríquez resulta penalmente reprochable, pues, son los funcionarios policiales quienes deben velar por la seguridad de los ciudadanos», apuntaron.