En octubre pasado uniformados fueron a detener una carrera cuatrera en Salvador Mazza. Ahí el acusado pasó los límites de sus funciones y arremetió de manera salvaje contra un detenido.

Se trata del caso del sargento ayudante Arnaldo Ariel Pistán (24). El 11 de octubre de 2020 fue filmado mientras pateaba en el piso a detenido. Días más tarde le caía una imputación y ahora la fiscal Verónica Simesen de Bielke requirió la elevación a juicio de la causa. A Pistán se le acusa del delito de vejaciones calificadas por el uso de la violencia, en calidad de autor.

Municipalidad de Salta

Según la fiscal, Pistán excedió los límites impuestos por la Ley N° 7742. La misma autoriza a las fuerzas policiales a “hacer uso de la fuerza pública cuando fuere necesario”. Pero Simesen de Bielke observó que “las lesiones constatadas en la integridad física de la víctima permiten sostener que la conducta desplegada por el acusado, afectaron los derechos del sujeto pasivo, que recayó en la concreta conculcación de su dignidad y la integridad personal”, indica la web del Ministerio Público Fiscal de Salta.

Un trato “denigratorio y humillante, que tuvo por fin mortificar a la víctima”. Así calificó la justicia el accionar del sargento Pistán, quien se suma a la ya larga lista de uniformados salteños que terminan en un juicio por pasarse de la raya.