El proyecto fue remitido por el gobernador al senado, aunque las críticas se acumulan por pretender haberlo hecho en una época de crisis sanitaria. Además, aseguran que la pandemia imposibilita el debate serio.

Ni bien el gobernador anunció en su discurso del 1 de abril que remitiría el proyecto para reformar la constitución, varios legisladores levantaron la voz para señalar que la medida es legítima, pero que por ahora no puede ser prioridad del gobierno. Lo dijeron los legisladores Carlos Zapata, Héctor Chibán, Julio Moreno y otros a los que ayer se sumó el jefe de los Fiscales salteños y ex juez de Corte, Abel Cornejo.

Hoy se refirió en iguales términos el diputado nacional del PRO por Salta, Martín Grande y lo mismo hizo uno de los miembros del FOCIS, Armando Caro Figueroa, quien opinó que el proyecto apunta a resolver solo “algunos problemas, pero no los más importantes” y que está centrado en cómo se repartirá el poder. Criticó además que se haya presentado en estas circunstancias sanitarias por el grado de debate profundo que necesita un proyecto en donde se analizará la crisis de representación y transparencia que tiene la Provincia.

“El Gobernador debió tomarse un tiempo, escuchar a más especialistas y analizarlo con más profundidad”, manifestó Caro Figueroa en FM Profesional, quien se mostró preocupado por esta iniciativa que podría aprobarse dentro de poco ya que la Reforma es del agrado de senadores, diputados y jueces de la Corte.

Dijo que al parecer el Gobernador se reunió con cinco personas que responden a su jerarquía y presentó el proyecto que tiene una mirada estrecha y que por ello debería abrirse al debate de muchos expertos.