El macrismo se niega a debatir en el parlamento el proyecto de Reforma Judicial remitido por el presidente Alberto Fernández. El diputado nacional por Salta refutó los argumentos que usan para huirle al debate.

Fue en el programa Cuarto Oscuro que se emite por FM La Cuerda (104.5). Tras remarcar que solo el macrismo no se suma al análisis del proyecto oficial que ya recibió el aporte de muchos especialistas, Godoy hizo un repaso de varios de los puntos que la oposición impugna con argumentos que – según el legislador nacional salteño – no se condicen con la realidad.

Municipalidad de Salta

«El proyecto plantea la unificación de los Juzgados Federales y nacionales. La situación de la justicia federal en CABA luego de la reforma constitucional del 94 no es la misma que en Salta. Acá tenemos jueces federales que son multifueros: dos en Capital, uno en Oran y otro en Tartagal; los Tribunales Orales y Federales; y la Cámara de Apelaciones. En Buenos Aires hay Justicia Correccional que básicamente es federal y la Justicia Nacional Penal y Económica. Lo que busca el proyecto es la unificación de esos dos fueros y el de Contencioso y Administrativo Civil y Comercial y las respectivas cámaras y tribunales respectivamente. Eso plantea el proyecto, más la creación de 94 juzgados tanto en la Ciudad de Buenos Aires y como en el interior del país. A Salta le corresponderían seis. Hablamos de Juzgados Federales penales con la especificidad, es decir no multifueros», precisó.

A renglón seguido, Godoy habló de otra creación que propone el proyecto remitido al parlamento por el Poder Ejecutivo nacional: la confirmación de una Comisión de Juristas con el objeto de que en el plazo que determina la ley, propongan al presidente una serie de reformas a la justicia misma: «desde lo que tiene que ver con la Corte de Justicia, pero no lo relacionado con el número de la misma, sino en lo relativo a los recursos extraordinarios, las funciones del Consejo de la Magitratura, lo que tiene que ver con Fiscales y Defensores, o la implementación del Código Procesal Penal Federal que estuvo frenado durante tres años aproximadamente y ahora volvió a reactivarse. De hecho, se estipulaba una implementación paulatina y sólo Salta y Jujuy – hasta ahora – lo hicieron en su totalidad. El objetivo es que el país se dirija a un sistema acusatorio», precisó.

A la hora de explicar lo último, el diputado nacional por el Frente de Todos recordó que tal sistema tiene bien distinguidas las funciones: «hay un fiscal que lleva adelante la investigación y la acusación, un juez de garantía que controla la constitucionalidad del proceso. Hay que decir que la justicia federal está mucha más atrasada que las provincias».

Godoy, a su vez, negó que esto signifique arrebatarle poder a jueces. «El sistema acusatorio se viene planteando en el sistema argentino y latinoamericano hace treinta años. El sistema norteamericano lo posee y efectivamente hubo sectores bien conservadores de la justicia que se han opuesto porque pretendían seguir ejerciendo de manera casi absoluta el ejercicio de la jurisdicción. Por ejemplo, antes los jueces de instrucción en Salta llevaban adelante la investigación, acusaban y juzgaban lo que ellos mismos habían investigado; mientras la otra parte, la acusada e investigada, quedaba en inferioridad de condiciones. Hoy hay un órgano del Estado – los fiscales – que deben investigar y llevar adelante la acusación, pero siempre bajo el control de constitucionalidad. Este sistema trajo a las provincias donde se aplicó, mayores garantías y celeridad en la resolución de las causas. Ese Código Procesal Penal hoy está vigente y se debe implementar paulatinamente, cosa que no se hizo. Yo formo parte de la Comisión del seguimiento de esta implementación. Hace un mes nos reunimos y la idea es avanzar con el mismo en las provincias de Santa Fe y Mendoza. El proyecto de Reforma Judicial remitido por el Ejecutivo nacional plantea que se implemente también en la Ciudad Autonóma de Buenos Aires», explicó.

Godoy admitió que hay propuestas de modificación y que el oficialismo está dispuesto a receptarlas, pero calificó de desatino la conducta del macrismo: «queremos sentarnos a discutirlas. Se puede estar a favor o en contra, pero la idea es hacer propuestas, no rechazar de pleno cualquier proyecto porque un sector va a perder prerrogativas». Finalmente, rechazo de plano los argumentos de la dirigencia y prensa opositora que aseguran que la reforma busca dar inmunidad a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner: «Eso no es cierto. El proyecto de ley específicamente dice que aquellas causas que ya están en proceso continuaran con el juez que hoy está actuando. Allí no hay ningún tipo de modificación. Las nuevas conformaciones son para las nuevas causas», resaltó.