Lo dijo el coordinador de Políticas Públicas del gobierno provincial, Pablo Outes.

La reforma de la Constitución Provincial, uno de los proyectos más fuertes que llegaron con el nuevo gobierno que encabeza Gustavo Sáenz, deberá esperar. La iniciativa de Gustavo Sáenz debía ser tratada este año pero la pandemia retrasó los planes. Así lo aseguró Pablo Outes, coordinador de Políticas Públicas del gobierno.

“En lo personal creo que se postergaría la reforma de la Constitución, es un año complejo. La mayor atención está centrada en el resguardo sanitario de la población. La gente está muy preocupada en esta temática», dijo Outes ayer en Cadena Máxima.

«Si bien teníamos la reforma en agenda no creo que sea este año», agregó el funcionario.

El proyecto de reforma fue anunciado durante la campaña electoral del año pasado y se presentó en la Legislatura durante la primera semana de abril, ya en la cuarentena, cuando todavía no se conocían los alcances de la pandemia. Busca «la limitación de los mandatos para garantizar la alternancia, el fortalecimiento de la administración de justicia, un mejor funcionamiento de los órganos de control, el fortalecimiento del régimen municipal, la apertura del periodo de sesiones con mayor anticipación».

Entre los principales cambios el proyecto propone que los gobernadores sólo puedan estar en el cargo durante ocho años como máximo. Es decir que se anularía la re reelección que permitió que Juan Carlos Romero y Juan Manuel Urtubey se mantuvieran durante doce años cada uno al frente de la provincia. Lo mismo sucederá con los intendentes.