Rechazan el pedido de sobreseimiento a la madre de niños muertos al incendiarse la casilla en la que vivían en el norte salteño

“Es un nuevo atropello contra Yolanda Vargas”, escribió la diputada provincial MC Gabriela Jorge. Yolanda sobrevivía changueando en las chacras. Hace 4 meses se incendió la casilla de madera y murieron sus hijos de 4 y 6 años.

Yolanda fue acusada por la justicia y detenida por la tragedia, aunque luego el juez cambió la carátula de homicidio agravado por el vínculo a homicidio culposo. La defensa de la joven madre pidió el sobreseimiento de Yolanda y tras 45 días de espera, el juez Francisco José Oyarzú rechazó el pedido.

“Estamos ante un nuevo atropello (…) Ahora el juez justifica su rechazo en nombre de que los testimonios en favor de Yolanda, protagonizados por agentes sanitarios, su familia, vecinos y compañeros, quienes vivían el cotidiano con Yolanda y su familia, serían ‘subjetivos’. Sin embargo, no tiene la misma valoración de los que aporta la parte acusatoria”, escribió Gabriela Jorge en la prensa del Partido Obrero y agregó: “En los 4 meses transcurridos desde el incendio donde murieron los hijos de Yolanda, Thiago (4) y Melani (6), no hay ni hubo una sola prueba que permitiera sostener alguna imputación. El rechazo del juez deja en claro esto”.

En el escrito la ex legisladora denuncia que jamás se investigaron las verdaderas razones del incendio ni se tomaron en cuenta las condiciones de miseria absoluta a la que están arrojadas las familias en el asentamiento de Las Palmeras. La barriada se ubica en Colonia Santa Rosa, un pueblo de 16.000 habitantes en el departamento de Orán.

El articulo recuerda que el martes pasado se presentó ante la Justicia un petitorio de más de 400 firmas pidiendo el sobreseimiento. A las organizaciones políticas, sociales, de derechos humanos, de mujeres, se sumaron figuras de la cultura como Gabriela Cabezón Cámara, Selva Almada, Iván Moschner, Adriana de los Santos, Dora Barranco, Eugenia Cabral, María Negro. También levantaron su voz artistas e intelectuales de Colombia, Brasil, Turquía, Cuba y Chile.