Quisieron matar a un narco de otra banda pero fueron atrapados antes de lograrlo

En el marco del caso de secuestro de droga en Tartagal no solo se detuvo a un gendarme y a una ex candidata a concejal sino que se salvó la vida a un narco que era blanco de una venganza por parte de la banda.

El caso de secuestro de droga en Tartagal derivó en la detención de un gendarme y una ex candidata a concejal. Pero además de decomisar  un cargamento con grandes cantidades de droga, el operativo le salvó la vida al principal investigado. El mismo iba a ser asesinado por esta banda a modo de ajuste de cuentas por haberle mejicaneado droga.

El Juzgado Federal n° 1 de Salta supo del robo de una banda a otra gracias a escuchas telefónicas que venían realizando desde hacía muchos meses en el marco de la investigación. Las intervenciones telefónicas permitieron no solo  saber dónde y a qué hora se realizaría el traslado de droga sino que permitió confirmar que estaban planeando el asesinato del narco que les robo. Los delincuentes no hablaban en códigos. Las escuchas también revelaron que la víctima sabía el destino que le esperaba por lo que se deshizo de su celular y, por esto, los investigadores tuvieron problemas en localizarlo.

Esto los llevó a pinchar el teléfono de la mujer del narco en peligro. Pero utilizaron un método de emergencia para hacerlo pues el trámite burocrático tomaría mucho tiempo. La Justicia recurrió a una unidad que utiliza una línea de registro especial de comunicaciones  que se hace vía telefónica directa. Nunca antes se había utilizado debido a que está prevista solo para casos de secuestros extorsivos debido a su urgencia. Pero en este caso manejaban el mismo tipo de presión por lo que se utilizó este método exclusivo.

El objetivo era detener a la banda dedicada a robar droga y mercadería y en el proceso salvar al hombre del que querían vengarse. Los delincuentes salieron el viernes al mediodía desde Gral Mosconi pero se dieron cuenta que los seguían de modo que durante la persecución arrojaron una bolsa con más de nueve kilos de cocaína.

La detención

Cuando lograron detenerlos, arrestaron a un gendarme que habría estado de licencia pero que utilizaba el uniforme para no ser registrado por sus compañeros y a una empleada judicial que hace poco trabajaba en una oficina de Violencia de Género en los tribunales tartagalenses y que además fue candidata a concejala por Un Cambio de Salta.

Luego del operativo el juez ordenó el allanamiento del domicilio de la mujer que ya tenían vigilado. Allí, según información oficial, detuvieron a más personas y encontraron 16 kilos de cocaína con lo que, sumado a lo encontrado en el auto donde se trasladaban los miembros de la banda, se totalizaron 25 kilos.

Hasta el momento son seis los detenidos: el investigado, el gendarme, la mujer y otros tres integrantes de la banda. La causa pasó a manos del Juzgado federal n° 2 a cargo de Miguel Medina.

Fuente: La Gaceta Salta