Por iniciativa de Juan Carr se suman caminantes que en redes sociales comparten las imágenes de sus hijas. María Cash fue vista por última vez en Salta en julio del 2011. María del Carmen Gallegos estuvo en Salta reunida con el procurador Abel Cornejo.

La madre de María Cash y otras que buscan a sus hijas/os desaparecidos participarán este sábado de la Peregrinación a Luján. Es por iniciativa de Juan Carr, líder de Red Solidaria. Será este sábado 5 y domingo 6 de octubre participa en la histórica peregrinación a Luján con la consigna “encontrar personas perdidas”, enfatizó el portal Infobae que dio amplia cobertura al tema.

“En Red Solidaria estimamos que en este momento hay alrededor de quinientas cincuenta personas perdidas, entre chicos y grandes. Cada siete mil personas en Argentina, una está en contacto con alguien que se perdió. Se calcula que el diez por ciento aparece sin vida. Es decir que muchos de ellos todavía están entre nosotros”, asegura Juan Carr. Y enfatiza: “Sólo hace falta recordar esas caras, levantar la cabeza y mirar a tu alrededor”.

María del Carmen Gallegos es una de las madres que encarna la búsqueda permanente. Antes de la peregrinación estuvo en Salta reunida con el nuevo procurador, Abel Cornejo, encargado de nombrar a los fiscales. “Volví entusiasmada. Van a impulsar la investigación. Porque hasta el momento en la Justicia no hay nada que nos explique qué pasó con mi hija”, asegura la mamá de la joven que fue vista por última vez el 8 de julio de 2011 en Salta.

“María desapareció en plena feria judicial. Nos tocó un juez desastroso. El mismo que actuó en el caso de las turistas francesas asesinadas. Se perdieron los primeros días, que son claves, y ya pasaron más de ocho años”, asegura María del Carmen, ilusionada con el nuevo equipo de investigadores que será nombrado en los próximos días.

Además, señala que le abrió el camino Ana Fernández, mamá de Cintia, asesinada tres meses después de la desaparición de María. “Ganó un juicio muy grande: metió preso al jefe de la policía y una banda de encubridores”, cuenta María del Carmen, quien perdió a su marido en abril del 2014, en un accidente automovilístico mientras seguía una pista de su hija en La Pampa.

“Nunca tuvimos dinero para contratar un investigador privado. Estuvimos muchos años a tientas”, asegura, pero agrega que desde que asumió Germán Garavano, ministro de Justicia y Derechos Humanos, le asignaron un abogado querellante que lleva el caso hace dos años.