Presupuesto 2019: dólar a $40,10, inflación de 23%, deuda mayor al 80% del PBI y déficit cero

El Gobierno Nacional presentó ayer el texto final de la Ley de leyes en la Cámara Baja. Incluye modificaciones a una legislación sobre reestructuración de deuda con guiños al mercado financiero.

Con miras de 23 por ciento a la inflación para diciembre de 2019, un dólar en 40,10 pesos y una contracción de la actividad económica en 0,5 por ciento. Estos son algunos números que figuran en el Presupuesto que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó ayer en el Congreso de la Nación.

El texto fue discutido arduamente con gobernadores, funcionarios provinciales y dirigentes del ‘peronismo racional’. Son ellos quienes aportarían los votos para que la ley de leyes pueda ser aprobada. Es la señal que Mauricio Macri quiere enviar a “los mercados” para que el FMI destrabe los fondos solicitados a préstamo.

La obra pública- uno de los motores principales de trabajo en la economía local- será fuertemente paralizada y la toma de deuda pública ascendería a fines del año que viene al 87% del Producto Bruto Interno. El porcentaje para los intereses de dicha deuda es uno de los que más creció en la propuesta oficial llegando al 48,9 por ciento.

“Sabemos que la desaceleración de la actividad, la inestabilidad cambiaria y la inflación afectan negativamente la calidad de vida de la población. Sin embargo, creemos que la economía argentina exhibió una gran resiliencia en este proceso de convergencia”, señaló Dujovne para celebrar por anticipado la meta del déficit cero para el año próximo y una estimación de crecimiento del superávit del 1 por ciento en 2020.

El Presupuesto apuntó también a una legislación sobre la reestructuración de deuda modificando el artículo 65 de la ley 24.156 para que no exista obligatoriedad a mejora en las condiciones de plazos, montos o carga de intereses. Cambiemos busca atender “a las condiciones imperantes del mercado financiero”.

Sobre la situación actual, el Gobierno deslizó culpas a la sequía en el sector agropecuario, la disputa comercial entre Estados Unidos y China, la crisis turca, los efectos colaterales de las fotocopias de los cuadernos y a las altas tasas de interés norteamericanas.