Se investiga este caso descubierto en Aguas Blancas. Según detallaron los carceleros, el reo sufría de presión alta, por eso no dormía en la celda.

Quien descubrió el hecho fue la comisaria Edith Chocobar, segunda jefa de la Unidad Regional 2. Durante el fin de semana realizaba una inspección de las comisarías en el norte provincial cuando se dio con el caso del reo VIP.

Municipalidad de Salta

Según detalla la prensa oranense, se trata de un detenido de 42 años conocido por “pertenecer a una banda que realizaba violentas entraderas”. El mismo tendría ciertos privilegios en la comisaría de Aguas Blancas, donde permanece bajo el resguardo de unos 4 carceleros muy querendones.

Lo que observó la comisaria Chocobar al inspeccionar esta dependencia, raya lo absurdo. Ahí el detenido tenía puesto un colchón, no en su celda, como debería ser, sino en la oficina que comparte con sus guardias. Además hallaron alrededor de la improvisada cama, unas latas de cerveza de primera marca.

Según detallan, los carceleros argumentaron que “en algunas oportunidades lo sacaban de su celda y lo dejaban dormir en la oficina porque sufre de presión arterial, con tratamiento médico”. Así este detenido se armó una cuchita entre las cajas con papeles y archivos de la Comisaría.

Además de hallar latas de cerveza, el colchón y otros menesteres, Chocobar encontró que “al costado del colchón se encontraba el arma de fuego de uno de los efectivos”, señala Radio Cadena NOA.

Todo está siendo investigado. Interviene la fiscal penal Mónica Viazzi. Ya se pidió un informe y la identificación de los cuatro policías involucrados. El preso habría regresado a dormir en su celda. Desconocemos si le cortaron el suministro de cerveza.