Presión al Gobierno | Camioneros negociaron un 25% de aumento salarial

Hugo Moyano. Foto: Clarín.

El Ministerio de Trabajo deberá homologar la paritaria, que ya pone un piso parámetro para otros sectores. Camioneros mantiene adhesión al paro del lunes 25.

El líder sindical Hugo Moyano anunció ayer un acuerdo salarial con Fadeeac, la cámara empresarial de transportistas de carga, de un 25 por ciento. Además, habrá un bono compensatorio.

Si bien el gremio que nuclea a Camioneros levantó el paro anunciado para los días martes, miércoles y jueves de la semana que viene, mantiene la medida de fuerza convocada por la CGT para el lunes.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo deberá homologar el acuerdo. En el entorno de Jorge Triaca dicen que así será, aunque el Gobierno no deja de pensar que el acuerdo con Moyano es y podrá ser el puntapié para la negociación salarial de otros sectores que no han cerrado paritarias, y quiénes sí lo han hecho mirarán el retrovisor.

El acuerdo será de un aumento del 8% en julio y 7,6% para noviembre y marzo. A esos 23,2 por ciento de incremento nominal deberá sumarse el acumulativo hasta cuando se reabra la negociación, lo cual hará superar el 25 por ciento. Asimismo, Camioneros asegura haber obtenido un bono para fin de año.

En conferencia de prensa Moyano aseguró: «No puedo entender cómo en otras actividades no quieren reconocer un aumento que les permita a los trabajadores vivir con dignidad». Y agregó: «Esto es una pauta para el resto de los trabajadores. Me duele muchísimo cuando a un trabajador se le niega un aumento».

El dirigente convocó ayer al presidente de Fadeeac, Daniel Indart, a la sede de la Federación de Camioneros, en la avenida Caseros. Apenas se hizo acompañar por Hugo Antonio Moyano, uno de sus hijos y abogado del gremio, y por Rodrigo Condori, otro de los letrados de la organización. Junto a Indart estuvieron Alfredo Guagliano y Lucio Zemborain, vicepresidente y abogado de la entidad patronal, respectivamente.

La negociación salarial lograda con Moyano a la cabeza marca un parámetro para los demás sectores, lo cual pone presión al Gobierno.