Desde San Juan, el presidente prometió compensar a las provincias tras no darles un porcentaje de la quita de un punto de coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires.

La solicitada de los gobernadores peronistas en apoyo a la decisión de Alberto de hace una semana, tuvo como contracara la decepción de los mandatarios porque no habrá reparto de una parte de esos recursos para las provincias, como pretendían.

“La desilusión de los gobernadores con el presidente es porque pretendían que la quita no sea de uno si no de dos puntos de coparticipación a la Ciudad, y que uno de esos puntos sea redistribuido entre las provincias”, informó oportunamente el sitio La Política Online.

Ante ellos, el presidente prometió – desde la provincia de San Juan – una compensación para las provincias. «Estamos trabajando con el ministro del Interior para ver cómo volcar algún mecanismo para que el año entrante tengamos un fondo que ayude a mejorar los recursos financieros de las provincias, ya sea por coparticipación u otra vía», indicó el presidente y se refirió al pedido de los mandatarios: «pero lo que más nos preocupa es que ese esfuerzo que hicimos con la provincia de Buenos Aires lo podamos hacer con todo el interior del país, porque también lo necesita».

«Tal vez ahora, después de la pandemia, todos entendamos que es una buena oportunidad para federalizar la Argentina y podamos rediscutir todo: lo que es la parte del Estado nacional y lo que tiene que ver con el resto de la coparticipación», aseguró Alberto.