Presidenciables | Terminó el Mundial y arrancan las eliminatorias electorales para 2019

juan manuel urtubey, sergio massa, cristina kirchner, mauricio macri

El macrismo y el kirchnerismo marchan en punta, mientras el peronismo no K carece de una cadena de reclamos compartidos y una figura que vehiculice los mismos exitosamente.

Así lo afirma Claudio Jacquelin en una columna de opinión publicada por el diario La Nación en su edición de hoy. “El proceso arranca con dos favoritos claros para clasificarse a la ronda final. Cambiemos y el kirchnerismo son los dos espacios que los apostadores (o las encuestas, que no es lo mismo, pero es igual a esta altura) ubican claramente en ese rol después de desatado el sismo cambiario.

La mayoría de los sondeos realizados en las últimas semanas muestra que el péndulo de movimiento continuo argentino está llevando, en pequeñas porciones, el humor social de un polo al otro. La decepción, el malestar o el enojo que provocó la crisis del dólar en adherentes, votantes ocasionales o electores independientes sin opción se tradujo en un descenso leve pero sostenido de la imagen positiva de la mayoría de las figuras del oficialismo, desde Mauricio Macri hasta María Eugenia Vidal (…) Al mismo tiempo, se registra una caída en el rechazo que suscitaba su contrafigura, Cristina Kirchner” sentencia el columnista.

Con respecto al peronismo no K que busca transitar por la llamada “avenida del medio”, Jacqueline advierte que “el tamaño y las posibilidades de ese centro que busca su lugar entre los polos M y K son una auténtica incógnita o, como diría Ernesto Laclau, un «significante vacío» por no tener una cadena de equivalencias (de reclamos compartidos) ni una figura que los vehiculice.

De allí que el escenario de márgenes lábiles por razones tanto políticas como económicas y sociales, sea un espacio de confort para el macrismo y el kirchnerismo y un indescifrable acertijo para los que no tienen destino en esos dos extremos y sobre todo para las principales figuras del peronismo no kirchnerista como Miguel Pichetto, Sergio Massa, Diego Bossio o Juan Manuel Urtubey quienes “ponen su ilusión en que crezca la cantidad de desencantados y se cumpla el apotegma macrista que dice que la demanda ordena la oferta (electoral). Creen (sí, es una cuestión de fe) que eso podría generar una tercera opción que llene aquel vacío del medio”.