Ambos clubes debieron adelantar sus contiendas futbolísticas para el viernes 18. Disgustos en la “Academia”: aseguran que favorece a Boca.

Los partidos de Boca-Racing y River-Arsenal, programados para el sábado, se adelantarán un día a raíz de un acto político que realizará Mauricio Macri en el Obelisco porteño. De esta manera, los jugadores xeneizes y millonarios tendrán un día más de descanso antes de enfrentarse nuevamente.

Así las cosas, luego de sus partidos por la Superliga el viernes 18, el superclásico que definirá qué equipo argentino sigue de ronda en la Copa Libertadores llegará el martes 22 con las piernas más frescas. Algunos plantean que se trata de una “ayudita” para Boca con la excusa del acto proselitista del Presidente de la Nación, como en Racing.

En el equipo de Eduardo “Chacho” Coudet la noticia no cayó del todo bien. “Para Racing no sólo es esperar un día menos para jugar uno de los partidos más importantes del semestre. Tampoco el hecho de tener que modificar una semana que ya estaba planificada. La nueva fecha para el Boca-Racing de la próxima semana perjudica claramente al equipo”, señalaron desde el sitio racingdealma.

Resulta que La Academia espera por la recuperación contrarreloj de Matías Zaracho, el volante que sufrió una lesión ante Aldosivi. “Pendiendo de un hilo, 24 horas más de recuperación pueden ser determinantes. Incluso hasta puede terminar inclinando la balanza de que juegue”, sostienen los racinguistas, quienes aseguran que “está claro que el único favorecido es Boca”.