Por bajos ingresos y mayor precarización | Más personas que trabajan buscan más trabajo

El nivel de insatisfechos con los ingresos que poseen alcanzó el nivel máximo según los datos aportados por el INDEC: son 3,5 millones de trabajadores activos y la mayoría de ellos viven en las provincias de nuestra región.

El informe señala que “la tasa de ocupados demandantes de empleo alcanza su máximo en la serie actual, al registrar una cifra del 18,6%”, lo que representa 3,5 millones trabajadores activos. Son 600.000 más que dos años atrás. La mitad son subocupados y la otra mitad ocupados plenos.

En la Región Metropolitana los ocupados demandantes de empleo suman 1.302.000. De ese total 254.000 viven la Ciudad de Buenos Aires y 1.049.000 en los partidos del Gran Buenos Aires. Un año atrás, sumaban 1.254.000. En las ciudades más pequeñas, de menos de 500.000 habitantes, en los últimos 12 meses, los ocupados que buscan otro empleo aumentaron de 282.000 a 376.000 personas: un incremento del 33%. En Jujuy, los ocupados demandantes de empleo llega al 31,5% – la tasa más alta de todo el país. Un año atrás estaba en el 20,3%.

Esto supone una enorme presión sobre el “mercado de trabajo» porque, además de los desocupados, hay ocupados que buscan activamente otro trabajo. Entre 2017 y 2018 esa presión global subió del 29% al 32% y en los últimos 12 meses alcanzó al 34,4%. Esto significa que 6.500.000 personas buscan trabajo, un millón más que dos años atrás.

Este crecimiento de los ocupados demandantes se explica por el deterioro de los salarios y de los ingresos familiares lo que lleva a mucha gente a buscar otro empleo. También la mayor precarización llevó a que creciera el número de subocupados demandantes de otro o mejor empleo que aumentó del 7,9 al 9,5%. Por otro lado, el empleo no registrado («asalariados sin descuento jubilatorio») aumentó del 34,3 al 35%. El NOA encabeza el ranking con el 43% y la Patagonia con el nivel más bajo: 20,1%