El Ministerio de Salud Pública dio a conocer un informe sobre estas enfermedades durante la primera semana de vigilancia ante el arribo de la época calurosa.

A principios de este año el dengue fue sin duda un dolor de cabeza para las autoridades salteñas y sobre todo para los funcionarios de Salud. Se habló mucho sobre la cantidad de infectados y hasta hubo muertes en el norte provincial que el Ministerio trató de minimizar.

Ahora, ante la inminente llegada de las épocas más cálidas en las que prolifera el mosquito transmisor de estas enfermedades, desde Salud de la provincia comenzaron a tomar recaudos.

Griselda Rangeon, responsanble de Epidemiología de la Provincia, aseguró que desde los primeros días de este mes iniciaron la vigilancia de cuadros febriles y otros factores que podrían dar la pauta de que tanto dengue como zika o chikungunya están presentes. “No hay ningún caso, a la fecha, confirmado ni probable de estas enfermedades en toda la provincia”, comentó Rangeon a Nuevo Diario.