Político salteño estuvo recientemente en Italia y analizó el triunfo del neofascismo en las elecciones

El presidente del partido Felicidad, Mauro Sabbadini pudo presenciar el proceso previo a las elecciones italianas que este fin de semana confirmaron el ascenso de la derecha radicalizada al poder en ese país. Comentó su experiencia en entrevista con CUARTO OSCURO y dio unos pantallazos sobre lo que sucede en Europa.

Aprovechando una estadía en Italia por trabajo, Sabbadini pudo seguir el proceso electoral que culminó este domingo con la victoria de la candidata de la extrema derecha Giorgia Meloni, la futura premier que incluso llegó a reivindicar a Mussolini. Al respecto, en el aire de FM La Cuerda (104.5), el dirigente peronista comentó que lo primero para analizar es el fracaso del gobierno que entró en 2018, ello teniendo en cuenta que el sistema de representatividad es distinto al argentino. «Nosotros cuando votamos, elegimos a un presidente o una presidenta que tiene después que llevar a adelante un mandato de cuatro años; en Italia, es el Parlamento el que designa al primer ministro que sería el equivalente a nuestro presidente. Si bien Italia tiene un presidente, es como el garante de la Constitución y no cumple funciones ejecutivas. El primer ministro, en cambio, sí lo hace».

Luego señaló que en 2018 el Movimiento 5 Estrellas (M5S) obtuvo el 30% de los votos y aparecía como la «contracara de la política sin ser anti política, porque tenían vocación para participar, pero sí rechazaban toda la corporación política que había gobernado Italia desde el año 92; ese movimiento 5 estrellas, que fue el que gobernó hasta hace poco con algunas variaciones. Porque bueno, como digo, los gobiernos parlamentarios entonces necesitan votos de confianza para que el Parlamento, por mayoría simple, renueve la confianza en ese primer ministro. Pero a fin de cuentas, ese gobierno, fracasó». Sin embargo, del M5S Sabbadini rescató que «entre otras iniciativas, tuo una que es interesante para pensarla en la Argentina, que fue del reddito di cittadinanza, una suerte de renta básica universal de ingreso ciudadano que el Movimiento 5 estrellas llevó en su programa y que logró hacerlo efectivo».

En ese sentido, aclaró que una de las banderas de Meloni en campaña ha sido eliminar esa renta. «Esto es para graficar cómo entre 2018 y 2022 en Italia se pasó de un gobierno que se lo denominó populista en aquel momento a otro que se lo denomina también populista pero de derecha. Entonces lo primero para decir sobre esto es que las categorías en las cuales se piensa la política italiana son muy distintas a las que nosotros pensamos a la política argentina». Además, sobre la primera ministra electa señaló que es la primera en la historia italiana, Meloni a sus 45 años: «Su discurso está centrado en recuperar el valor de la familia. Han tenido tanto ella como sus seguidores, expresiones que a nosotros nos pondrá en la piel de gallina relacionadas con la defensa acérrima del trío Dios, patria y familia. La alianza que ella lidera tiene 3 espacios políticos, el que ella representa se llama Fratelli d Italia, que en la elección del 2018 sacó 4% y en esta elección sacó el 26%. Después la Lega Nord, que era la que promovía dividir a Italia en dos; y Forza Italia, que sería el espacio que se referencia en el ex premier Silvio Berlusconi. Entre estas dos sacaron 8 puntos aproximadamente».

Luego acotó: «Lo sorprendente es que es lo que se denomina la izquierda o el centro izquierda italiana liderada por el Partido Democrático en su totalidad sacó 26 puntos, es decir, todas las fuerzas del centro izquierda sacaron la misma cantidad de votos que el partido de Giorgia Meloni, la alianza que lidera Meloni sacó 44% de los votos». En ese sentido aclaró que va a contar con apoyo de un parlamento que va a estar configurado con más de la mitad de parlamentarios de la centro derecha. Hay una amplia mayoría tanto en el senado como en los diputados.

«Lo que está claro es que la situación de Italia no es fácil, tiene una deuda externa que supera el 100% del del PBI y, por ejemplo, tiene monitoreos permanentes del Banco Central Europeo, algo así como lo que sucede con el FMI en la Argentina, a nivel europeo, el Banco Central Europeo y distintas comisiones son las que se ocupan de supervisar y monitorear el andar de las economías de los países miembros. Entonces es posible que Meloni pueda llevar adelante parte de su plataforma de campaña sin mayores sobresaltos, pero siempre dentro del marco de la permanencia dentro de la Unión Europea, que si bien durante las campaña hubo posicionamientos de la propia Meloni respecto de la posibilidad de retirarse del conflicto de Rusia y Ucrania, esto es prácticamente inviable. De hecho, en algunas entrevistas cuando hizo referencia a las relaciones internacionales fue categórica en la pertenencia de Italia a la OTAN y al liderazgo que dentro de la OTAN tiene Estados Unidos. Por lo tanto, los temores antieuropeístas creo que no se van a cumplir. Creo que Italia, con el liderazgo de Meloni permanecerá dentro dentro de Europa y que de alguna manera continuará desde lo económico  le dará continuidad al gobierno anterior de Mario Draghi, que dentro de lo económico y se lo denominaba como un gobierno técnico, muy ligado al modo en el cual Estados Unidos lidera económicamente Occidente y del cual Italia está inscrito. No creo que haya grandes cambios en ese sentido

Y con relación a las provincias, Sabbadini comentó que Italia tiene más de la mitad gobernadas por la centro derecha y en ese sentido van a apoyar y contar con el apoyo del Ejecutivo nacional italiano. «En general, está garantizada la gobernabilidad de las regiones y los aportes que el Estado nacional les hace. el diálogo, por supuesto es permanente y negociaciones también, pero el triunfo de Meloni no cambia, no modifica a priori de manera negativa ningún Gobierno regional».

Consultado por una impresión personal sobre el crecimiento de los partidos de la derecha radicalizada en todo Europa y cómo eso se ve en Italia últimamente, Sabaddini comentó: «En Italia siempre existieron esos movimientos con presencia también en las plazas, como se dice con presencia pública, digamos, manifestándose abiertamente, muchas veces poniendo al Poder Judicial en atención respecto sí tenían que ser censurados o no, o perseguidas judicialmente algunas de las expresiones de tinte neofascista-fascista que ponía en evidencia. Hay un crecimiento como de alguna manera se desprendía de lo que analizábamos antes. El hecho de que sean gobierno, el hecho de que toda la derecha, incluso la derecha radicalizada, está contenida dentro de este frente que lidera Meloni, por lo tanto está institucionalizada, lo demuestra».