Imagen ilustrativa.

La Fiscalía de DDHH requirió la elevación a juicio de la causa que tiene a cinco policías imputados. Inventaron la excusa del robo para justificar la detención.

Todo sucedió en la ciudad de Metán, al sur de la provincia, el día 20 de julio de 2019, alrededor de las 18.00. Según la denuncia realizada posteriormente, el damnificado caminaba cerca del Complejo Municipal de Metán, sin cometer ningún tipo de ilícito.

Municipalidad de Salta

Antes de llegar a calle 9 de Julio, fue abordado por un móvil policial del que bajaron dos uniformados de la División de Seguridad Urbana. Según detalla el Ministerio Público Fiscal de Salta (MPFS), “le indicaron que se pusiera contra la pared, lo agarraron de los pelos, lo tiraron dentro del móvil y le pegaron golpes de puño en el rostro y en el cuerpo”.

Tras perpetuar el apremio ilegal, lo llevaron hasta la Comisaría 30. Nuevamente fue requisado y torturado por los oficiales para que confesara que había cometido un robo. La paliza fue tal, que el detenido tuvo que ser trasladado en ambulancia al hospital.

Todo quedó acreditado “con un informe que dio cuenta de la intervención de los acusados y del informe del libro de guardia de la comisaría”. Las heridas también fueron constatadas a través de un informe médico del CIF.

Denuncia, imputación y juicio

Una vez el detenido estuvo libre radicó la denuncia, posteriormente hubo imputaciones para los policías Miguel López, Bernardo Omar Nieva y Guillermo Skrivanelli, acusados de los delitos de vejaciones calificadas por el uso de la violencia y lesiones leves, en concurso ideal. En tanto, Cristian Marcelo Díaz y Martín Gallardo Enrique, fueron acusados de los delitos de apremios ilegales y lesiones leves, en concurso ideal.

La fiscal penal de Derechos Humanos, Verónica Simesen de Bielke, requirió ante el Juzgado de Garantías 1, la elevación a juicio de la causa que tiene a estos cinco policías con revista en la División de Seguridad Urbana y en la Comisaría 30 de Metán.