Interior de Tudo Legal, luego del allanamiento.

Perjudicaron a comerciantes que tienen todos los papeles en regla y los tildaron de narcos al tergiversar la información para dar la impresión de que habían realizado un gran golpe.

El fin de semana pasado la Policía de Salta informaba en su página web de prensa: “Desbaratan una organización de microtrafico de drogas”. Ahí detallaban que tras una investigación derivada de denuncias anónimas, “el Grupo de Drogas del Sector 2 logró establecer la existencia de una organización narco-criminal que operaba en nuestra ciudad”.

En la misma nota describen que en “un local comercial de la zona céntrica comercializaban productos derivados de Cannabis Sativa (shampoo, cremas, aceites, etc), a la vez que cultivaban marihuana, producían y vendían sustancias estupefacientes bajo la modalidad de delivery”. Incluso publicaron fotografías donde se observa parte del secuestro, entre lo que se destacan carpas de cultivo, revistas, luces, productos envasados y dos oficiales encapuchados posando para la foto. En otra imagen hay panes de marihuana prensada, celulares, billetes de distintas denominaciones e incluso una balanza electrónica. “Se logró la detención del principal investigado, un hombre de 23 años a quien le incautaron más de 15 mil dosis entre de marihuana y cocaína, semillas y plantas de cannabis sativa, productos derivados de esta. Además, dinero en efectivo, un automóvil y una camioneta”, finaliza el informe policial.

De buenas a primeras, todo indicaba que tanto los objetos como las drogas habían sido hallados en el mismo lugar, y que además de ser una tienda legal, comercializaba sustancias ilegales. Pero la tergiversación informativa comenzó a esclarecerse con un posteo realizado por el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Salta el 24 de septiembre (tres días después de lo informado por la policía). En dicho post se hablaba de un caso sospechosamente similar al relatado anteriormente, incluso utilizaron las mismas fotografías que compartieran desde Prensa de la Policía de Salta. Pero a diferencia de lo informado por PrensaPolSal, desde Seguridad aseguraron que la “Dirección de Drogas Peligrosas de la Policía realizó diferentes procedimientos aislados con importantes resultados en la lucha contra el narcotráfico. Los procedimientos de mayor decomiso de droga se hicieron en Salta y Pichanal”.

Entonces, y luego de consultar con los dueños del local comercial allanado, constatamos que se trataba de procedimientos distintos que fueron mezclados en una sola nota evidentemente tendenciosa. En la misma se buscaba inculpar a los dueños de “Tudo Legal” -nombre del grow shop (tienda de cultivo) que la policía allanó el fin de semana pasado- por comercializar estupefacientes porque tal vez -si es que somos benevolentes- la ignorancia policial llevó a que confundieran un local donde se comercializan productos de cultivo con un invernadero donde se producía cannabis para la venta al público. La otra opción -si no somos benevolentes- es que todo fue otro circo orquestado por la policía provincial para dar la impresión de que su “lucha contra el microtráfico” no es infructuosa.

La noticia incluso tomó carácter nacional, al punto que la afamada Revista THC le dedicó una breve nota en la que describieron lo sucedido. “El Grow Shop Tudo Legal de la provincia de Salta fue allanado por la policía provincial. La orden de allanamiento había sido dictada para una persona que trabaja en la misma dirección, pero en otro local. Pero después de buscarla y no encontrarla, la policía decidió entrar al grow”, publicaron días atrás.

La versión de los allanados

Para constatar qué fue lo sucedido durante el fin de semana CUARTO se comunicó con la gente de Tudo Legal, cuyo dueño, Julián, atendió a nuestras consultas. “En realidad el allanamiento iba dirigido hacia otra persona, no hacia nosotros como grow, sino que se dieron de casualidad con que había uno y seguramente dijeron ya que estamos de paso nos llevemos las cosas”, comenzó relatando. Y según detalló posteriormente, el local que alquilan en calle Mendoza al 500, comparte el espacio del edificio con otros locales de toda índole: tatuajes, peluquería, patio cervecero, un almacén y el grow shop. “Ninguno de los negocios tiene conexión con el otro, salvo que vos entrás al patio y los ves ahí”, especificó. “Nosotros tenemos una habilitación independiente a lo que sería el inmueble, por eso la orden de allanamiento estaba dirigida hacia esta dirección y por eso allanaron todos los comercios”.

“Llegaron a las dos de la mañana, golpearon la puerta que no es la nuestra, los atiende la persona encargada del inmueble, le dicen que tenían la orden de allanamiento y los dejan entrar. En ese momento yo no estaba, por eso no vi la orden, ni la pudimos leer con mi socio. Y cuando entraron al grow shop ‘descubrieron oro’ para su operativo, porque había carpas, luces y todos los productos que tenemos. En eso declararon que era un establecimiento donde se producía y se comercializaba distintos tipos de estupefacientes, que había incluso cocaína, dinero, autos. Esto no se condice con la realidad. Nosotros estamos muy tranquilos porque no tenemos nada que nos incrimine. Las fotos donde aparecen los ladrillos de prensado, la cocaína y los billetes no sé de dónde las habrán sacado, porque acá no tomaron ninguna foto”.

Otra de las imágenes compartidas por la policía en la nota sobre el allanamiento al grow shop. (Foto: Prensa Policía de Salta)

Para Julián algo queda claro: la policía tergiversó la información al conjugar dos procedimientos distintos para presentarlos como si hubieran sido el mismo. Entonces, si es que hallaron por un lado efectivamente ladrillos de marihuana prensada, cocaína y elementos incriminatorios, eso fue puesto en la misma nota con lo encontrado en el local “para darle más peso al operativo”, comenta.

Entre los objetos decomisados tras el allanamiento están las carpas de cultivo, elementos de iluminación, ejemplares de la Revista THC que fueron incautados bajo la afirmación de que todo eso era ilegal. “Las únicas plantas que tenemos son una falsa aralia, un helecho cola de zorro, dos tres cactus y un ficus”, detalla Julián al tiempo que calcula, a groso modo, que entre todos los elementos secuestrados, la policía se llevó alrededor de 200 mil pesos.

“Pedimos la devolución de los artículos en el estado en el que estaban, porque inclusive forzaron una vidriera y rompieron algunos paneles de luces LED que no se llevaron, entonces pedimos también ese resarcimiento económico. Una vez que nos devuelvan las cosas, veremos la forma de continuar con una demanda por daños y perjuicios. Estamos mediando por las buenas porque entendemos que todo el informe es tendencioso y falso, porque acá no teníamos nada y estamos laburando bien. Necesitamos que se nos devuelva ese material para seguir trabajando”, comenta Julián y agrega: “Acá no se detuvo a nadie, no se encontró nada ilegal, no se sacaron fotos, lo único que hicieron fue desarmar las carpas, sacar las luces, llevarse las revistas y revisaron todo en busca de algo que no hallaron. Se llevaron unas cremas a las que les hicieron acá al frente de testigos el narcotest y todas dieron negativo. No vendemos nada que sepamos no se puede comercializar. Un grow shop tiene lo mismo que un vivero salvo que no comercializa plantas, tampoco comercializamos semillas, ni esquejes ni almácigos. Todo lo que se vende acá son productos industriales”, finalizó.