Lo presentará Alberto Fernández y Nicolás Trotta junto a representantes del sector gráfico. El titular de Educación habló de una política que vaya hacia la democratización del conocimiento.

El Plan Nacional de Lectura vuelve a la agenda gubernamental: este lunes el presidente Alberto Fernández y el ministro de Educación, Nicolás Trotta, relanzan el programa desde Casa Rosada.

La movida es acompañada por escritores, editores y trabajadores de los sindicatos vinculados al sector gráfico y busca promover la lectura a través de la distribución gratuita de libros.

El programa nació durante la presidencia de Raúl Alfonsín en 1984 y se mantuvo vigente hasta que la gestión Mauricio Macri lo desmanteló arrojando un centenar de libros a la basura.

De esta manera, el plan propondrá llegar a 10 millones de niños, niñas y adolescentes, y también a sus familias, que podrán nutrirse de cuentos y poemas. “Consideramos que es una política central en términos educativos para los tiempos que vienen”, indicó Trotta a Página 12.

“Luego de la urgencia que existe por terminar con el hambre en Argentina, la segunda prioridad del gobierno es el despliegue de las políticas educativas como principal herramienta de ruptura de la desigualdad social que existe en nuestro país”, agregó el titular de Educación.