El acuerdo stand-by del Gobierno con el organismo multilateral acrecienta preocupación en el mundo empresario. A la par, crece el Riesgo País.

La Argentina concentra el 61% de los créditos tomados ante el Fondo Monetario Internacional. Así lo estimó el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO) que analizó el acuerdo stand-by del gobierno de Mauricio Macri con el organismo multilateral por 56.000 millones de dólares.

Municipalidad de Salta

El tema de la deuda, cuyo ratio trepó a casi un PBI, preocupa a todo el arco político, el sindical y el empresarial. No obstante, asegura BAE Negocios, fue este último sector que encendió las alarmas con los datos que aportó el informe del CESO. “Venga quien venga, el problema es enorme para salir adelante”, confió a ese medio un representante de las grandes empresas locales.

La deuda contraída con el FMI genera obligaciones que condicionan el futuro de las decisiones políticas del próximo gobierno, sea cual fuere su signo político. En esa línea, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, envió un mensaje al organismo con sede en EEUU: “Argentina no tiene que reestructurar la deuda”, confió.

Las reservas del BCRA aceleraron su retirada luego de que el Fondo diera luz verde para liquidar los dólares prestados, lo que provoca la pérdida de divisas a costa de contener el billete verte en pleno año electoral. “Sin contar swap (moneda de China) y desembolsos del FMI, en un año se fueron u$s43.500 M de reservas”, detalla BAE citando datos de la Fundación Germán Abdala.

Al compás de la preocupación por la significante deuda contraída, el Riesgo País acelera 11 puntos este lunes y se ubica en los 966 puntos básicos. Se trata de su punto máximo en varias semanas, luego de haber apaciguado la tendencia alcista.