Peregrinos y Milagro Salteño | “No es snobismo, es un regalo de fe que nos hacen la Virgen y el Señor del Milagro”

El sacerdote Oscar Ossola, cura párroco de San Lorenzo, confirmó que “las previsiones de la Catedral y de la Policía revelan una mayor cantidad de gente peregrinando hacia Salta”.

“Como en tantos otros ámbitos, después de los años de la pandemia queremos recuperar el tiempo perdido y entonces hay mucho entusiasmo por este Milagro” aseguró el sacerdote Oscar Ossola, cura párroco de San Lorenzo, y confirmó que “las peregrinaciones que tanto nos conmueven han crecido, todas las previsiones de la Catedral y de la Policía revelan una mayor cantidad de gente peregrinando hacia Salta”.

El religioso explicó que “es muchísima la gente y está muy bien organizada y excede el ámbito de organización de la Catedral y de las propias Parroquias, son grupos que se manejan con fraternidad y solidaridad y con la ayuda de un ejercito de gente que voluntariamente se pone a su servicio” y contó que “en mi caso particular también observo mayor participación de la feligresía de mi Parroquia que, por primera vez, recibirá peregrinos que llegan desde General Mosconi”.

En declaraciones al programa “Cuarto Oscuro” de FM La Cuerda 104.5, recordó que “hay peregrinaciones como las de San Antonio de los Cobres y Cachi que tienen más de 20 años así que no podemos decir que sean una moda” y enfatizó que “es verdad que se fueron sumando personas que quieren vivir esa experiencia del sacrificio de llegar caminando a la Catedral y nosotros lo interpretamos como un regalo de fe que nos hacen la Virgen y el Señor del Milagro y no como una actividad turística o deportiva, no como una actitud de snobismo”.

“Estas peregrinaciones son signos y señales que nos regala Dios y nosotros queremos que el 15 de septiembre (día de la procesión) no sea el final sino el comienzo de esta experiencia de estar todos juntos caminando y compartiendo y siendo solidarios” añadió y destacó que “en un mundo convulsionado por la pandemia y por la guerra, el mensaje de la Iglesia son esas semillas y esos frutos del bien que se ven a nuestro lado como llegar todos juntos a los pies del Señor del Milagro”.

Además, el sacerdote destacó que “a los periodistas que llegan desde otras provincias les sorprende que los peregrinos no piden milagros sino que vienen a agradecer” y valoró que “esos peregrinos no tienen casi nada y lo tienen todo: lo tienen a Dios y tienen valores espirituales para salir adelante”. “Por eso, queremos agradecer estar aquí después de la pandemia, queremos agradecer el regalo de la vida y queremos ser más fraternales y mas solidarios” expresó y reconoció que “estos años la Iglesia de Salta vivió situaciones muy tristes (como la controversia con el culto de la Virgen del Cerro o las condenas a religiosos en casos de abuso) y nuestra devoción del Milagro nos invita a la comunión, a compartir, a ayudarnos, a no señalar errores ajenos y a comprometernos a corregir los propios”.

Finalmente, el sacerdote subrayó que “es tiempo de compromiso de cambio y es tiempo de esperanza porque el bien pasa desapercibido, pero no por ello deja de existir” y concluyó que “los salteños y los argentinos necesitamos reavivar la esperanza en un mundo más fraterno y más solidario: no podemos decir que amamos a Dios si no nos comprometemos a ser mejores ciudadanos, más honestos y más responsables en el ámbito que a cada uno le corresponda”.