El presidente boliviano se refirió a las elecciones del domingo y criticó las recetas de organismos internacionales. Busca “blindar” a su país de la crisis cambiara local.

La contundente victoria del Frente de Todos sobre el oficialista Juntos por el Cambio sigue en boca de muchos. Los 17 puntos de ventaja que sacó la fórmula Fernández-Fernández generaron todo tipo de reflexión para explicar sus razones.

Uno de los que brindó su opinión es el presidente boliviano Evo Morales, quien consideró: «Yo puedo entender que es una rebelión del pueblo argentino contra el modelo económico del Fondo Monetario Internacional y nos debe llevar a una profunda reflexión, eso entiendo».

En una rueda de prensa en La Paz, el líder indígena criticó nuevamente las recetas neoliberales de los organismos que trabajan de forma coordinada con Estados Unidos y también se refirió a la crisis cambiaria que sacude a la Argentina. En ese sentido, Morales deslizó que su equipo económico está analizando “blindar” al país para evitar daños colaterales por el vaivén del dólar, lo cual “preocupa bastante”.

Bolivia celebrará elecciones el 20 de octubre, oportunidad en la cual Evo Morales buscará la reelección. Los resultados de los comicios argentinos a favor de un espacio político con el que ha trabajado muchos años (Alberto Fernández como Jefe de Gabinete del gobierno de Néstor, primero, y con Cristina Kirchner después) podrían generar, consideran algunos analistas, un impacto positivo en el escenario en el país altiplánico.